el ataque de las croquetas

Escrito el 29 junio, 2018, a las 21:02, a medio vestir.

Esta entrada tiene 1 comentarios

¿no os ha pasado nunca que todo os huele a croqueta?, a mi sí, en concreto la gente, sí, la gente me huele a croquetas, tal es el caso que incluso me imagino a todo el mundo como si fueran croquetas, y aunque parezca una tontería es mucho más fácil diferenciarlos así, cada croqueta tiene lo suyo, al igual que cada persona, no somos tan diferentes a las croquetas si lo pensamos bien, os detallo un poco el tipo de personas croqueta que he logrado distinguir en mis paseos matutinos. La croqueta croqueta: En un principio esta croqueta se importo de Perú, aunque con el paso de los años ya se ha quedado como una croqueta autóctona, se la distingue fácilmente. Es un tipo de persona croqueta que casi no es necesario imaginarla como tal, suele ser completamente redonda, con poco cuello y las piernas cortas, no se por que le gusta llevar la ropa unas tres tallas por debajo de la suya, digo yo que eso lo hace para que se marque bien el interior del rebozado, para que no haya lugar a errores vamos. A mi particularmente no me gustan mucho, tanto rebozado no puede ser bueno para [Hay mas que leer, pincha aquí...]
quiero aprender a volar

Escrito el 7 junio, 2018, a las 15:36, a medio vestir.

Esta entrada tiene 0 comentarios

A veces me gustaría poder volar, volar por encima de todo el mundo, tan alto que nadie pudiera verme ni sentirme, llegar a las nubes y sentirme solo, pero no lo consigo, solo, en ocasiones, lo hago en sueños, vuelo tan alto que nadie me molesta, nadie me pregunta ni nadie se mete en mi vida, estoy tan solo que incluso llega a dar miedo, pero es placentero, me hace feliz. Haber caído de nuevo en depresión me aísla del mundo, paso más tiempo en mi habitación pensando que en cualquier otro lugar, apenas salgo a la calle, por suerte mi ángel me obliga de vez en cuando a tomar café y reírme, eso es lo poco que hago, bueno eso y caminar, me obligo a mi mismo a salir a caminar todas las mañanas unos cuatro kilómetros, se que es poco, pero hay mucha gente en la calle y me perturba la sensación de no estar solo, necesito soledad para pensar, en lo que hago y lo que haré. No resulta fácil escribir en mi estado actual, no se como explicar como me siento, lo que pienso o siento, estoy tan abrumado por todo que cualquier pequeña cosa se [Hay mas que leer, pincha aquí...]
de nuevo solo y encerrado en mi mismo

Escrito el 27 mayo, 2018, a las 13:23, sin tabaco.

Esta entrada tiene 1 comentarios

Paredes enormes se alzan a mi alrededor y no encuentro ninguna puerta por la que escapar de esta situación, he vuelto a caer en depresión, imagino que no todo es tan fácil como en ocasiones pienso, estoy sumido de nuevo en mi soledad, encerrado en una habitación, solo, sin más nada que pensar en mis cosas, y no siempre son cosas agradables, creo que todo se me ha vuelto a escapar de las manos, de nuevo sin ganas de vivir, sin ganas de hacer nada, sin ganas de ver a gente o salir a tomar algo, solo salgo de mi habitación para caminar unos kilómetros por las mañanas, luego de nuevo a mi encierro, a mi soledad, a mis pensamientos impuros, a mi encierro no deseado. Es una situación no deseada, pero creo que en realidad sabía que pasaría algo así cuando tomé la decisión de dejarlo con Mónica, no suponía que sería tan grave, pero así ha sido, y ahora me lamento entre los muros que me rodean, en ocasiones lloro sin motivo aparente, me desquicio sin saber porqué, además me acompañan todavía los ataques de ansiedad, sobre todo por las tardes, antes podía dormir un poco la siesta, [Hay mas que leer, pincha aquí...]
¿y donde está mi alma?

Escrito el 1 mayo, 2018, a las 13:34, vestido.

Esta entrada tiene 4 comentarios

Por naturaleza los arboles extienden sus raíces a lo largo del subsuelo, cuanto más crece el árbol más se extienden sus raíces, esto es así para que el árbol pueda nutrirse del subsuelo, pero también para que el árbol se quede bien aferrado al suelo y no venza, creo que pasa lo mismo con los sentimientos, estos se aferran al cerebro para tener una consolidación fuerte y no perder el norte. Y qué le importa a nadie como está mi alma, mas triste que el silencio y más sola que la luna. En mi caso no es así, no consigo aferrar los sentimientos en mi cerebro, se evaporan con tal rapidez que no se si en ocasiones son solo pequeños sueños o sentimientos reales que han pasado por mi interior para dar una vuelta de reconocimiento. Ya no tengo claro lo que siento, lo que pienso, todo es una bruma espesa que danza por mi interior, mi alma debe estar por ahí, en algún lugar escondida, mis sentimientos son solo pequeños sucesos que pasan por mi interior para dar un pequeño paseo, pero no dejan huella, no dejan marca en mí, son solo pequeños sueños que no puedo amarrar en [Hay mas que leer, pincha aquí...]
¿y que hay de los ataques de ansiedad?

Escrito el 23 abril, 2018, a las 17:42, fumando.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Son las taquicardias, los lloros sin sentido, los pensamientos raros o inoportunos, el mal estar, el nerviosismo, las ganas de hacerme daño a mi mismo, las ganas de estar solo, de encerrarme, de evadirme de toda realidad conocida, de olvidarme de todo, de quien soy, de donde estoy, de para que he venido a este mundo, las ganas de dejarlo todo, los temblores, el sudor, los golpes, la sensación de que la muerte es poco para mí. Son sensaciones complicadas de explicar, por que no vienen por separado, vienen todas juntas, de golpe y sin avisar, te sientes impotente, irracional, como si te convirtieras en otra persona completamente diferente a la que eres, no estas dentro de tus cabales, no eres tu, no sabes que hacer, no sabes donde ir, solo quieres esconderte de todo y de todos, es tu momento de dolor, no quieres compartirlo con nadie, es tu momento de soledad, como si el resto del mundo estuviera ahí solo para molestar, y vaya si lo hace, molesta, y mucho. Son las ganas de sentir dolor, de hacer las cosas que nunca harías racionalmente, de salir y gritar tu nombre a los cuatro vientos, que todo el mundo [Hay mas que leer, pincha aquí...]