ángeles y demonios

Escrito el 28 septiembre, 2017, a las 09:49, a medio vestir.

¿ángel o demonio?, ¿que somos en realidad?, personalmente creo que las personas tienen ambas vertientes, somos un poco ángel y un poco demonio, algunos tendemos más hacía un lado que hacía otro, o simplemente no somos capaces de controlar al cien por cien el lado dominante y puede con nosotros, dependiendo del lado que nos domina las consecuencias pueden ser fatales o realmente buenas, bueno, eso no es del todo cierto, o por lo menos yo lo creo así.

El ángel, esa parte de nuestro ser que nos obliga a ser buena gente, a mirar por todos antes que por nosotros mismos, el que nos hace vulnerables a cualquiera que tenga un poco de demonio predominando, el que nos obliga a tener siempre una sonrisa sincera.

También el que nos deja dormir tranquilos, el que nos deja descansar por saber que hemos tenido un buen día y hemos hecho lo correcto en todo momento, el que nos permite tranquilizar a amigos y dar apoyo a aquellos que lo necesitan, el que domina nuestra consciencia y nos hace meditar sobre las situaciones y las posibles consecuencias de las mismas.

Yo personalmente desconfío de tanta bondad, no me parece gente real, creo que algo esconden, no se puede estar siempre de buen humor, yo creo que en realidad buscan algo en su interior, que en realidad no son tan angelitos como parecen ser, creo que tanta bondad tiene un doble fondo y que al final acaba por salir, y no siempre tiene por que ser agradable.

El demonio, esa parte de nuestro ser que nos obliga a ser nosotros mismos, que nos da un poco de egoísmo, que nos permite ser un poco egocéntricos, que nos permite no saludar si no nos apetece, que nos permite tener mala cara si no tenemos un buen día, que nos permite no estar bien si realmente no lo estamos.

También el que nos permite dormir con tranquilidad, por que los remordimientos no van con el, no significa que sea una persona mala, en ocasiones sí, pero son extremos de los que no hablare hoy ni aquí.

El demonio es el que nos permite evadirnos de una conversación cuando esta no nos interesa nada en absoluto, el que nos da la energía para darnos un buen revolcón de placer solo para nosotros mismos, el que nos marca caminos que no están explorados, el que nos permite ser realistas.

Cuando nos predomina la parte de demonio solemos ser más secos, menos agradables y mucho más directos, no nos gusta perder el tiempo con tonterías, escuchamos solo si nos interesa lo que se nos dice, somos mucho más egoístas, no le damos mucha importancia a casi nada que no tenga que ver con nosotros.

Personalmente desconfío de las personas a las que les predomina esta parte, esta claro que esconden algo siempre, además tienen la virtud de parecer ángeles para conseguir su objetivo, pueden camuflarse y hacer que las cosas vayan por donde ellos quieren que vayan, aunque no siempre lo consiguen, evidentemente.

Lo lógico, lo normal y lo bueno, sería poder centrarnos en un termino medio, tener un poco de ángel y un poco de demonio, pero eso es prácticamente imposible, siempre hay una parte que nos domina sobre la otra, y por mucho que queramos no podemos evitarlo.

El ángel siempre acabara ofuscado por la gente que busca algo de el, tanta bondad solo puede acabar haciendo que explote, por que sí, la gente en general se aprovecha del resto tanto como puede, eso es así.

El demonio siempre acaba por hundirse en su propia mierda, es lógico pensar que poco a poco se quedará solo, nadie puede aguantar durante mucho tiempo tanto egoísmo ni egocentrismo, eso es normal.

Pero todavía podríamos hablar de los seres a los que yo he bautizado como “eunucos mentales”, son ese tipo de personas que pasan por la vida como si nada, que nada va con ellos, que están por estar, que ni molestan ni aportan nada, son como velas a medio encender en la mesa.

Yo no confío en absoluto en este tipo de personas, mucho menos que en los ángeles o demonios, tarde o temprano abren la boca y la cagan, son como atemporales, cuando se deciden a participar en el juego siempre acaban haciendo que este sea una mierda.

Lo que queda claro en este artículo es que no confío en nadie, la gente es algo que esta de más para mi, creo que la humanidad sería mucho mejor sin humanos en ella, incluido yo.

¿y tú?, ¿tú que eres?

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. raquel dice:

    Yo creo que soy un poco más demonio que ángel, lo que si tengo claro es que tu eres más demonio, que ya son muchos años de conocidos 😉

    1. Ricardo dice:

      Pero si sabes que soy un angelito

  2. María dice:

    Ni Ángel ni demonio, soy humana, me comporto según el momento y las circunstancias. Espero que por ello no me odies, aquí no sobra nadie, así que haz el favor y deja de pensar de esa manera. Nos conocemos desde hace… puf!! Hemos sido amigos desde críos, retomamos la amistad hace poquito y lo único que te puedo decir que desde que te vi hasta el día de hoy has dado un cambio muy bueno y así nos gustaría que siguieras. Yo estoy muy orgullosa de ello!!

    1. Ricardo dice:

      Yo también me siento orgulloso de mi mismo, no pensé que podría salir del pozo en el que estaba metido, te agradezco que tu también te sientas orgullosa de mí Maria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *