el ataque de las croquetas

Escrito el 29 junio, 2018, a las 21:02, a medio vestir.

¿no os ha pasado nunca que todo os huele a croqueta?, a mi sí, en concreto la gente, sí, la gente me huele a croquetas, tal es el caso que incluso me imagino a todo el mundo como si fueran croquetas, y aunque parezca una tontería es mucho más fácil diferenciarlos así, cada croqueta tiene lo suyo, al igual que cada persona, no somos tan diferentes a las croquetas si lo pensamos bien, os detallo un poco el tipo de personas croqueta que he logrado distinguir en mis paseos matutinos.

La croqueta croqueta:

En un principio esta croqueta se importo de Perú, aunque con el paso de los años ya se ha quedado como una croqueta autóctona, se la distingue fácilmente.

Es un tipo de persona croqueta que casi no es necesario imaginarla como tal, suele ser completamente redonda, con poco cuello y las piernas cortas, no se por que le gusta llevar la ropa unas tres tallas por debajo de la suya, digo yo que eso lo hace para que se marque bien el interior del rebozado, para que no haya lugar a errores vamos.

A mi particularmente no me gustan mucho, tanto rebozado no puede ser bueno para el cuerpo, ademas eso de no poder distinguir el cuerpo de la cabeza me pone muy nervioso.

La croqueta vegetariana:

En un principio era muy fácil distinguir a estas personas croquetas, se las veía sucias, como mal rebozadas, y el relleno siempre era de alguna hierva que el hombre, por alguna razón desconocida, ha decidido que sea comestible.

Solían llevar siempre un perro junto a ellas y una flauta, lo que no tengo claro es si el perro tocaba la flauta, si la flauta era de la croqueta o si era solo un utensilio ornamental.

Pero cuidado, ahora ya no es tan fácil reconocer a este tipo de personas croquetas, por lo visto se ha puesto de moda eso de comer hierva, y ahora resulta que los modernillos también pueden resultar ser croquetas vegetarianas.

Se las puede distinguir por su palidez de piel y sus ojos apagados, no confundirlos con un yonki, que puede ser una croqueta vegetariana pero no es lo mismo.

La croqueta ácida:

Este tipo de persona croqueta es como camaleonica, en invierno no son fáciles de distinguir, ya que son capaces de camuflar su aspecto y olor bajo toneladas de ropa.

En cambio en verano son muy fáciles de distinguir, se las ve, o mejor dicho, se las huele venir de lejos, son croquetas que pueden tener un buen aspecto, incluso un rebozado excelente, pero su olor las delata, huelen como a muerto, como si no hubieran visto el agua en semanas, o como si estuvieran cocinadas de hace muchos días.

En algunos casos puedes distinguir los días de la semana en su sobaquera ya que se marcan como los círculos de los años en los arboles.

A pesar de que pueden tener buen aspecto son difíciles de digerir, no son agradables a los sentidos, y por norma general también son de los que se acercan mucho para hablar contigo, lo cual empeora la situación bastante.

La croqueta alargada:

Este tipo de persona croqueta me resulta muy simpática y pizpireta, es muy fácil reconocerlas, tienen el relleno fino y alargado, las piernas como patas de pollo, y por lo normal, aunque no siempre, un cuello más largo de lo normal.

También son conocidas como las croquetas jirafa, por su altura, no por su falta de cuerdas vocales claro está.

El relleno suele ser el mismo que cualquier otra croqueta, lo que pasa es que al ser alargada parece mas estilizada, pero que no os engañen, por dentro son como todas.

La croqueta bien rellena:

Este tipo de croqueta gusta a todo el mundo, tanto en el masculino como en el femenino, son las croquetas mejor echas de todas, tienen un rebozado casi perfecto, con un brillo excelente y una textura que te pasarías el día lamiendo su rebozado.

Pueden tener un relleno de cualquier cosa, aquí lo que importa es el rebozado, seguramente el relleno este igual de bueno, aunque puede darse el caso en este tipo de croquetas en el que solo el rebozado sirva para algo, luego pueden tener el relleno medio vacío y sin gusto alguno, resultan insípidas.

Las croquetas con bechamel:

Para mi estas personas croquetas se me hacen muy empalagosas, no son fáciles de comer, su interior es empalagoso y demasiado espeso como para llegar al punto de hacerte bolilla en la boca.

Aunque es una persona croqueta muy extendida y conocida, a la gente le suele gustar mucho, supongo que por la suavidad de su relleno, aunque una croqueta con la bechamel mal echa puede llegar a pesar mucho en el estomago.

La croqueta de jamón:

Esta es la croqueta que más me gusta a mi, se la ve venir de frente, puede ser de cualquier forma, redonda o alargada, pero con un interior que sabes que te gustará, se las reconoce fácilmente por que su aroma es inconfundible y su interior, que decir de su interior, es de jamón, y a quien no le gusta un buen jamón.

A la croqueta de jamón se la debería hacer producto nacional lo antes posible, dejate de las croquetas alemanas ni hostias en vinagres, la croqueta de jamón es lo que deberíamos buscar y reivindicar.

La croqueta dulce:

Personalmente las mataría a todas, sí, un apocalipsis de croquetas dulces, son esas persona croquetas que siempre te hablan de muy cerca, que les gusta cogerte del brazo o frotarte la espalda cuando hablan contigo.

Se las reconoce muy rápido, hablan muy despacio y en voz bajita, como si estuvieran hablando para el cuello de la camisa, siempre tienen una palabra amable para decirte, son como teletubis con relleno dulce, algo empalagoso, un apocalipsis de croquetas dulce es lo que necesitamos ahora mismo.

La croqueta fea:

Esta es mi última persona croqueta, inconfundible, al hacerla no se le puso mucho empeño, de forma uniforme, el rebozado esta echo a pegotes y el relleno puede ser cualquier bomba de relojería barata.

Lo cual no quiere decir que sean malas croquetas, pero vaya que se las coma otro si acaso, yo prefiero las de jamón.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. Raquel dice:

    ¿croquetas?, ¿en serio?, y yo que pensaba que estabas mejorando 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *