el saco se sigue llenando

Escrito el 26 octubre, 2017, a las 10:11, en pijama.

Es cuando llega el frio y las defensas bajan cuando mejor y peor me encuentro, llevamos ya unos días con frio y he pillado un resfriado importante, este es el segundo día que no puedo salir de casa, solo tengo unas décimas de fiebre, tos carajillera y muchos mocos, pero aún así mi santa madre no me deja salir de casa, llevo dos días en cama, aunque presiento que hoy me escaparé a tomar un café, tampoco se trata de estar todo el día en la cueva, aunque parezca un oso no veo que deba comportarme como uno en realidad.

No obstante, son estos días, los que pasas encerrado en la cueva, metido en la cama, sin nada mejor que hacer que leer o pensar, los que determinan en realidad que puedas aclararte un poco la mente, como ya sabéis a mí me encanta estar en soledad, paso mucho tiempo solo, pero cuando estoy enfermo me agobio, me apetece salir y reírme un poco, aunque estoy bastante jodido como para hacerlo la verdad, voy a base de Dolocatil para la inflamación y el mal de cabeza y con el termómetro cerca para vigilar que la fiebre no me suba más de la cuenta, de momento todo esta bajo control.

Pero como digo estos días me sirven para reflexionar sobre la carga que llevo en el saco, sobre lo poco que he salido de la coraza, sobre lo poco que me abro a los que me quieren, sobre lo poco que empatizo con la gente, sobre lo poco que exteriorizo mis sentimientos, sobre lo poco que me esfuerzo en ser uno más de la rueda de la vida.

En estos dos días, bueno en realidad uno y medio, me ha dado tiempo suficiente para pensar en lo poco que he avanzado en los seis meses que llevo aquí, en este retiro obligatorio. Si bien es cierto que mi mejoría es notable, sobre todo gracias a la medicación y a las nuevas aventuras personales a las que me estoy sometiendo, en lo personal, en lo que se refiere a mi coraza y la carga que llevo en mi saco personal, creo que no ha cambiado nada prácticamente.

Me ha dado por leer, como en estos días no puedo ir al gimnasio, mas que nada por falta de fuerzas físicas, estoy leyendo por encima de mis posibilidades, me gusta leer casi tanto como escribir, pero tengo la cabeza demasiado saturada como para asumir ambas cosas, leer me cansa, pensar me cansa, escribir me cansa, todo me cansa, no se si es producto del constipado, o simplemente perrería por estar todo el día metido en la cama sudando.

El caso es que al pensar tanto en mi interior y darme cuenta de lo poco que he avanzado en sacar lo que llevo dentro me siento triste, y se perfectamente que no tengo motivos para sentirme así, ya que la vida últimamente me esta sonriendo bastante, pero realmente es como me siento, tristeza agobiante por ver que mis esfuerzos son en vano, que en seis meses de retiro solo he avanzado en conseguir una pareja y algunos amigos de los que deje aquí hace años, no he avanzado en casi nada más. Bueno tampoco es cierto del todo, mi lucha contra el alcohol también esta funcionando bien, y creo que las amistades elegidas son las correctas, pero no dejo de sentirme muy solo, indefenso, y veo que cada día que pasa me deterioro un poco más, es como ver que estoy avanzado directamente hacia una nada inmensa.

Como diría Roberto Iniesta de Extremoduro:

Quisiera que mi voz fuera tan fuerte que a veces retumbaran las montañas, y escucharan las mentes social adormecidas, las palabras de amor de mi garganta.

Pero en mi caso no es así, el saco se sigue llenado, debo reconocer que a una velocidad mucho más lenta que antes, pero se sigue llenando, soy incapaz de que mi voz retumbe, soy incapaz de sacar lo que tengo dentro y vomitarlo al exterior como si fueran demonios que debiera sacar fuera de mi cuerpo, me siento solo, y eso no me da miedo, que es lo que más preocupa, sentir miedo sería lo justo y lógico, pero no es así en mi caso, me siento a gusto.
De todas maneras creo que un poco si he avanzado, como hoy por ejemplo, a pesar de no encontrarme bien, quiero salir, quiero salir a tomar un café, me apetece ver a alguien y no quedarme todo el día encerrado, algo que antes sería para mi lo mejor del mundo, ya estuve ayer encerrado todo el día sudando debajo de la manta, hoy quiero salir, esperare a que salga el sol para que me acompañe por la calle y me de energía positiva.

No se como acabará todo esto, me estoy enamorando de una persona a distancia, tengo amigos de entre semana, un saco que cada día se va llenando, lentamente, pero se sigue llenando, una incomodidad estúpida por estar en un lugar que me hace sentir extraño, unas hijas a las que echo demasiado de menos, una vida que no quiero vivir, unos sentimientos que no se asimilar, unas razones a las que no encuentro lógica, un mundo en el que no me siento a gusto, en definitiva, me siento fuera de lugar.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. Mónica dice:

    Puess yo digo que si a todo lo que me pidas porque también me estoy enamorando

    1. Ricardo dice:

      Lo se mi vida, contigo ya cuento sin más

  2. raquel dice:

    ¿y si de repente se vacía el saco?, te veo muy entusiasmado con esa chica últimamente, todo puede ser el primer paso para equilibrar la balanza

    1. Ricardo dice:

      Pues no se si es un primer paso, pero te aseguro que sí es un gran paso, por lo menos para mi claro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *