empezando a quitarme la capucha

Escrito el 12 diciembre, 2017, a las 19:50, con la mente en blanco.

Los que me habéis seguido asiduamente en mi periplo por este blog ya os habréis dado cuenta de sobra de lo mal que estoy llevando estas últimas semanas, estoy demasiado en el lado oscuro, todavía no he salido de una y ya me estoy metiendo en otra, todo a nivel mental claro, por suerte no he vuelto a tener problemas con la autoridad ni ingresos en hospitales o psiquiátricos, toquemos madera para que esto siga así. Lo que si es cierto es que me he quedado en el lado oscuro últimamente, lo he estado viendo todo demasiado negro, tengo cientos de miles de cosas en la cabeza y no puedo con ellas, se me vienen de golpe muchas cosas nuevas encima y no se como afrontarlas, lo he estado pasando bastante mal por el agobio al que yo mismo me estoy sometiendo.

Pero esta semana estoy algo mejor, parece que ya puedo empezar a quitarme la capucha negra y dejar que el poco sol que el otoño nos permite disfrutar me roce la calva, no se si ha sido por el agotamiento mental o por que he cambiado el chip sin darme cuenta ni yo mismo, pero parece que empiezo a tener las cosas un poco mas claras y tomármelas con un poco más de tranquilidad.

Lo que si es cierto es que todavía estoy sufriendo pequeños ataques de ansiedad, yo creo que son debidos al miedo que tengo por todo lo que se me viene encima, por lo que quizá sean simples ataques de pánico, pero bueno, son pequeños y casuales, los puedo controlar yo mismo desde la soledad de mi habitación, sin hacerme daño, y sobre todo sin hacer daño a nadie externo, que eso si es importante.

Lo que me dice que todavía sufra estos pequeños ataques es que todavía no tengo las cosas claras del todo, que en mi interior todavía lo veo todo negro, pero me estoy esforzando mucho para que eso cambie, entre semana, cuando el ángel esta libre intento quedar a tomar café con ella y que me saque de mis casillas, me obligo a salir del caparazón de mi habitación, salir a la calle me ayuda a olvidarme un poco de como estoy ahora mismo y de quien soy ahora mismo.

Ya no tengo tanto miedo de lo que se me viene encima estas navidades, he comprendido, a la fuerza eso sí, que si no puedo ver a mis hijas no pasa nada, esperare más tiempo, tendré paciencia y dejare que ellas mismas se den cuenta de cuanto las quiero y necesito, quizá un buen día las cosas cambien a mejor y puedo volver a verlas con asiduidad de nuevo, que es lo único que quiero, poder verlas y tenerlas cerca, y que me vuelvan a ver como un padre necesario como hacían antes.

Ya no tengo tanto miedo a el que dirá la familia de Mónica cuando me conozca, he estado a punto de afeitarme la perilla solo para que me vieran como una persona mas formal, pero que coño, yo soy así, y si Mónica me quiere tal y como soy es lo único que debe importarme, su familia me aceptara si la ven a ella feliz, a fin de cuentas eso es lo único que me preocupa.

En cuanto a mi futuro, pues la verdad es que no lo veo a largo plazo, no tengo claro cuales son mis expectativas de vida en un futuro lejano, no tengo tiempo para pensar en el, y la verdad es que de momento me importa bien poco, el futuro próximo ya casi lo tengo aquí, poco puedo hacer ya por el, las decisiones ya se han tomado por ambas partes y estamos dispuestos a intentarlo, solo deseo que todo nos salga bien y que seamos felices durante muchos años, poco más puedo hacer al respecto ya, ahora paciencia, no me queda otra moneda que gastar.

Tengo muchas ganas de encontrarme bien, pero bien de verdad, necesito encontrarme con fuerzas y ánimos como para volver a trabajar, se que necesito volver al trabajo, sea cual sea, me da igual lo que tenga que hacer, deseo con todas mis fuerzas recuperarme lo antes posible, encontrar esas fuerzas que ahora no tengo para salir a la calle y comerme el mundo, necesito volver a sentirme útil de alguna manera, y trabajando es una de ellas.

Tengo claro que no voy a volver al desarrollo de paginas web, volver a encerrarme catorce o quince horas al día delante del ordenador viendo y escribiendo códigos no es la mejor solución que puedo buscar para salir de mi estado actual, se que era muy bueno en lo que hacía, pero volver a la soledad de un despacho puede hacer que me vuelva a hundir en la miseria, y no es lo que más necesito ahora mismo, el trabajo que hacía es un trabajo de soledad, triste y taciturno, no creo que sea lo que más me convenga en este momento, no se, en una fabrica, en el campo, me da igual, de barrendero, el caso es encontrar la manera de sacar fuerzas para volver al mercado laboral sea como sea, necesito recuperarme para poder sentirme útil, es la única manera de que yo mismo me de cuenta de que todavía sirvo para algo y salir de esta oscuridad que todavía me envuelve.

Por lo demás todo sigue igual, sigo acudiendo a las reuniones de ex alcohólicos, aunque soy bastante pasivo, me dedico mas a escuchar, aporto mas bien poquito, a no ser de que la psicóloga me pregunte algo a mi en concreto no suelo decir mucho, pero me gusta acudir, encontrarte con gente que ha pasado por donde tu estas pasando y ver que ahora están bien y tienen vidas mas o menos normales también ayuda bastante, aunque claro, ellos solo tienen el problema del alcohol, yo ademas acarreo todos mis otros problemas mentales, pero igualmente me ayuda acudir a las reuniones, me siento a gusto allí.

Y esto es todo por hoy, me apetecía escribir un poco y soltar algo de mierda, como siempre gracias a los que me leéis, todavía no entiendo por que lo hacéis, pero muchas gracias, estas son mis mierdas, y aunque parezca mentira me ayuda un poco compartirlas con el mundo.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *