encierro involuntario

Escrito el 15 junio, 2017, a las 19:04, en calzoncillos.

Hoy es día quince de Junio, hace ya mas de dos meses que no veo a mis hijas, eso son mas de sesenta días sin verlas.

Hoy, como cada día, hemos hecho una video conferencia por Skype, las chicas no estaban muy habladoras hoy, cosa de la pubertad supongo, su madre en cambio si parecía tener más ganas de hablar.

Seguramente el mes de Julio lo pasarán en Orense, el padre de mi ex mujer tiene allí un casa preciosa con animales en medio de la montaña, siempre que nosotros viajábamos allí lo pasábamos de maravilla, esta vez se lo pasaran de maravilla sin mí.

Me ha dicho que para el mes de Agosto, si yo ya estoy mejor, quizá vengan a pasar un par de días a Requena, y sí, eso es una buena noticia.

Pero para eso faltan unos cuarenta y cinco días, que sumados a los sesenta que ya llevo, hacen mas de cien días sin ver a mis hijas, y eso me desespera, me desespera a un nivel que no podéis llegar a imaginar.

El lunes pasado pedí un encierro voluntario y no me lo concedieron, a fin de mes tengo que volver a ver a la psiquiatra, y voy a pedir a mi hermana mayor que pida un encierro involuntario, es la única manera en la que seguro me encierran sin hacer muchas preguntas.

Soy un tipo inteligente, soy un tipo consciente de mi actos, y sobre todo consciente de lo que quiero hacer, y estoy más que seguro que no voy a poder aguantar cien días sin ver a mis hijas.

Es preferible que me encierren, en un entorno controlado me resultará mucho más difícil hacer alguna de las locuras que tengo en la cabeza, no voy a ser capaz de aguantar, creo que es lo mejor que puedo hacer, pedir a mi hermana que sea ella la que pida el encierro, de esta manera no es voluntario, no creo que la psiquiatra se pueda negar esta vez, y más cuando vea que mi analítica de drogas está completamente limpia.

Debe darse cuenta de que la medicación no me está haciendo efecto alguno, que necesito estar aislado del mundo, por lo menos un tiempo, aunque sea poco, para poder tranquilizarme e intentar centrar de alguna manera mis pensamientos.

Si aun así la señora psiquiatra no me quiere conceder el encierro, ni voluntario, ni involuntario, no se bien hasta donde seré capaz de llegar, lo que sí tengo muy claro, es que no será muy lejos ni muy despacio.

Lo necesito, necesito aislarme para poder estar bien en agosto, si cuando llegue el momento no estoy bien, que arda el fuego del infierno, por que voy de cabeza y con ganas de bronca.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *