estados de animo

Escrito el 19 noviembre, 2017, a las 14:55, fumando.

Los estados de animo son unos hijos de la gran puta cambiantes que te marean día sí y día también, por lo general, las personas cambian de animo de vez en cuando y por razones concretas, una desgracia, un golpe de suerte y cosas así, yo cambio de estado de animo sin más razón aparente que la misma situación vivida en segundos diferentes.

La tristeza:

Este es un estado de animo que me acompaña casi cada día, no me puedo separar de el de ninguna manera, sonrío, parezco ser feliz, pero la realidad es que casi siempre estoy triste. Mucho de ello es por las pastillas que tomo, anti depresivos y anti psicóticos, me dejan como aletargado en un mundo paralelo.

Pero no puedo culpar a las pastillas de todo, en realidad vivo triste, y soy una persona triste por que todavía creo que no he encontrado mi lugar en este mundo, no se que hacer conmigo mismo, vivo por hacer algo, pero en realidad no estoy conforme con nada, me aburre casi todo lo que me rodea, odio prácticamente a toda la humanidad en general.

Por más que pueda vivir con ello uno no se acostumbra nunca a la tristeza, y mucho menos cuando debes aparentar justo lo contrario, el hecho de ser una persona sumida en la tristeza te hace vivir con la angustia constante de que todo va mal, de que estas fallando en algo, de que nada de lo que haces esta bien, te hace sentir inútil, y así es como me siento yo casi todos los días, como un verdadero inútil. Y más ahora que soy incapaz de hacer nada por mi mismo, que no tengo ganas de salir a la calle a comerme el mundo como lo hacía antes, estoy perdido en un mundo que parece no ser el mío, creo que igual no debería estar aquí.

La alegría:

Este es un buen estado de animo, yo lo se reconocer, lo vivo en contadas ocasiones, pero lo distingo enseguida, los pelos se me ponen como escarpias y el estomago no para de hacerme cosas raras, me sucede por ejemplo cuando veo a mis hijas, o cuando hablo con Mónica por teléfono.

Lamentablemente para mi es un estado de animo que frecuenta poco por mi cuerpo, lo suelo disfrutar al máximo, ya que al no tenerlo cerca muy a menudo me gusta sacarle todo el jugo. Por eso no me gusta colgar el teléfono cuando hablo con ellas tres, o por eso no me gustan las despedidas, prefiero los hasta luego, son menos dolorosos y hacen que el estado de felicidad se alargue un poco más.

Mucha gente asocia este estado de animo a cosas materiales, como comprarse un coche nuevo, tener un hijo, que te toque un premio, yo en cambio lo asocio a cosas mas simples como, un beso, una caricia, un abrazo sincero….

Son pequeñas diferencias que la gente quizá no pueda llegar a entender, para alguien sumido en la tristeza como yo, son las pequeñas cosas, los pequeños detalles los que nos pueden hacer felices, por eso pido poco a la gente, también es verdad que puedo ofrecer muy poco, pero al menos me gusta sentirme feliz de vez en cuando, y creo que un abrazo sincero no cuesta tanto de dar, no es una obligación claro está.

El miedo:

Puede parecer mentira, pero el miedo viene asociado a la tristeza muy a menudo, el hecho de estar triste constantemente me hace tener miedo a muchas cosas, miedo al fracaso sobre todo, no ya a nivel profesional, si no a nivel personal, y yo personalmente se de lo que hablo, he fracasado a nivel personal de una manera estrepitosa.

El miedo nos lleva a confundir mucho los estados de animo, incluso puede que mucha gente piense que no es un estado de animo en sí mismo, pero lo es, el tener miedo no es malo, solo se escriben cosas de los valientes pero yo ha todos los que he leído están enterrados, solo las personas con miedo siguen ahí, por lo tanto tener miedo en determinados momentos tampoco es malo del todo.

En mi caso particular, el miedo al fracaso personal es lo que me lleva de cabeza, lo que no me deja dormir, debemos tener en cuenta que hubo un momento en mi vida en el que fui muy popular, en el que la gente me seguía allá donde fuera, en el que mi nombre era conocido en casi todo el pueblo, no diremos por que razones, pero lo era.

Ahora todo eso ha cambiado, ya no soy nadie, y además así me siento, como un don nadie, y el miedo al fracaso personal es lo que no me deja dormir, fracasar como amigo, como pareja o como padre es algo que no me puedo quitar de la cabeza, es algo que me hace estar mas triste todavía.

El miedo es un mal compañero de la tristeza, pero lamentablemente van unidos, una persona triste tiene muchos miedos, y por eso te sume en la tristeza total, por los miedos que sufre, y eso me está pasando a mí personalmente, se bien de lo que hablo.

La ira:

Otro estado de animo que he sufrido durante mucho tiempo, por suerte ahora, y con ayuda de los profesionales, parece que lo estoy dejando de lado, ya no tengo tantos ataques de impulsividad violenta, y los pocos que tengo los puedo llegar a controlar. Aquí si debo dar las gracias a las pastillas y a los profesionales que me están prestando su atención y su tiempo.

Hace un tiempo esto no era así, yo sufría ataques impulsivos de agresividad, de echo una de mis enfermedades diagnosticadas es el descontrol de los impulsos, cuando sufría uno de estos ataques la ira me comía por dentro, era como un demonio que quería salir de mi interior de cualquier manera, y la verdad es que al final lo conseguía, solía salir de mi en forma de violencia, y si tenemos en cuenta mi tamaño y mi fuerza eso no es nada bueno.

Como digo ahora estos ataques están medianamente controlados, los sigo sufriendo, pero son pequeños ataques de ira cuando no me siento cómodo o cuando me siento violentado por alguna situación en concreto, por suerte ahora los puedo llegar a controlar.

También hace mucho que ya no tomo nada de alcohol, ya que cuando sentía que me venía un ataque de ira, y de forma equivocada, tomaba alcohol pensando en que me relajaría, y era un verdadero error, ya que lo que conseguía es que el demonio saliera más rápido de mi cuerpo, y las he llegado a liar muy gordas por mi mala cabeza y por no saber controlarlo o verlo venir.

Y hasta aquí el artículo de hoy, me apetecía contaros un poco los estados de animo por los que estoy pasando regularmente, y sobre todo que supierais como los paso, es un artículo de esos largos que tampoco hace falta que lea nadie, pero si lo leéis muchas gracias por hacerlo.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. Raquel dice:

    No me gusta leer que estas triste somos muchos y muchas las que queremos que estés feliz y vuelvas a ser nuestro Budha

    1. Ricardo dice:

      Gracias Raquel, espero recuperarme, pero no creo que vuelva a ser el budha que tu conociste nunca más

  2. Mónica dice:

    Mi amor, tu para mi no eres ni serás un fracaso , eres mi héroe

    1. Ricardo dice:

      Tu siempre a mi lado Mónica, que eso no cambie nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *