la ira

Escrito el 4 junio, 2017, a las 19:33, en pijama.

La ira, la más puta de todas mis novias, esa con la que llevo toda la vida lidiando y con la que nunca consigo estar de acuerdo, es la que explota, es la que me controla, es la que me hace ser quien no quiero ser.

Desde pequeño arrastro un descontrol severo de los impulsos, algo que para algunas cosas está bien, ya que pienso que las personas impulsivas son las que hacen que se mueva el mundo, no es mi caso, ese descontrol severo de los impulsos que tengo no mueve el mundo.

Cuando era pequeño solo eran rabietas sin importancia, bien, ahora mismo tengo cuarenta años, mido uno setenta y tres y peso noventa y cinco kilos, lo sé con certeza por que en el gimnasio me peso cada día.

Tengo mucha fuerza, digamos que voy por la calle redondeando esquinas, pero en realidad soy un tipo pacifico, al no gustarme la gente, me aíslo de ella, intento evitarla, y de esa manera controlo mi ira, bueno, la mantengo en mi interior, que no es poco.

El problema viene cuando sufro una crisis de descontrol de los impulsos, es entonces cuando la ira hace su acto de presencia, se me nublan todos los sentidos y me convierto en una persona muy grande, muy fuerte, y demasiado violenta.

Suele ser en estas crisis cuando me tienen que atar a la camilla del hospital, y en casos extremos que no me pueden controlar solo atado, me inflan a calmantes para elefante hasta que me duermo.

Desde que estoy en Requena he sufrido varias de estas crisis, una de ellas acabo en el psiquiátrico de Valencia atado y con calmantes, creo que ya lo conté en algún otro artículo.

Estas dos últimas semanas he sufrido dos crisis más de este tipo, por eso no quiero salir mucho a la calle, y cuando lo hago me aíslo con la música y las gafas de sol, busco sitios donde no pueda encontrar mucha gente y evito reuniones con más de tres personas.

Las dos últimas crisis las he pasado solo, encerrado en mi habitación, he podido controlarme sin hacer daño a nadie, en todo caso a mí, pero las he podido controlar, lo cual quiere decir que la medicación que me da la psiquiatra está haciendo algo de efecto, sigo pensando que la medicación para elefante no es lo adecuado, espero empezar el día nueve con la psicóloga para ver si con ella puedo enfrentarme a mí mismo y rebajar la medicación poco a poco.

Ahora mismo no soy persona, ahora mismo no soy nada, solo un manojo de nervios que puede explotar en cualquier momento, ya sea hacía arriba o hacía abajo.

Gracias por leer.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *