la mano de dios

Escrito el 9 octubre, 2017, a las 13:25, de buen humor.

En realidad yo no soy creyente, pero si creo en la casualidad, o en el karma, llamarlo como queráis, lo que tengo claro es que todo pasa por algún motivo, y en este momento a mí me está sucediendo una serie de cosas buenas en mi vida que no pueden ser, si no, por algún motivo.

La vuelta a Requena debía ser para mi un verdadero desastre, mi experiencia en este pueblo siempre fue mala, tanto por razones personales como por razones sociales, en cambio la cosa ahora parece estar cambiando, para bien por suerte, me he dado cuenta de que mi familia me cuida, mucho más de lo que yo esperaba en realidad, los amigos que he vuelto a encontrar se preocupan por mí, y lo más importante, me apoyan y me ayudan a seguir un camino medianamente correcto.

La aparición de Mónica de nuevo en mi vida, como ya conté ayer ha sido como un jarro de agua fría para despertarme de golpe, como un luz que ha iluminado toda mi oscuridad de golpe y sopetón.

Desde que estoy acudiendo a la UCA creo más en los profesionales, el trato que me están dando es excepcional, y la verdad es que el tratamiento me está funcionando muy bien, ya son casi dos meses sin probar ni una gota de alcohol.

La medicación que me da la psiquiatra todavía me deja bastante atontado, sobre todo por las mañanas, que es cuando más cantidad de pastillas tengo que tomar, espero que en la próxima sesión vea que estoy mejorando y pueda rebajarme un poco la cantidad para poder ser más “persona” cuando salgo a la calle.

El gimnasio me esta funcionando muy bien, a pesar de que los resultados de mi esfuerzo apenas se notan todavía en mi físico, me encuentro muy bien después de una sesión, es una descarga de adrenalina total que me deja bastante relajado y me sirve para no ir tan nervioso por la calle como solía andar siempre.

Hablo con mis hijas todos los días, y a pesar de que mi situación económica no me permite todavía subir a verlas unos días, tengo la esperanza de poder ahorrar un poco para hacerlo y volver a pasar unos cuantos días maravillosos con ellas y su madre.

Como podéis ver todo son cambios positivos en mi vida últimamente, no creo en dios, y por tanto no otorgaré todo esto a una acción divina, pero si creo que todo ocurre por un motivo concreto, y en este caso, quizá, solo quizá, el motivo sea que pueda salir del pozo en el que me encuentro hundido de cualquier manera.

Me están ocurriendo esta serie de acontecimientos por algo, me siento mejor conmigo mismo, me siento mejor con la gente, ya no agacho la cabeza cuando voy por la calle, ya no me importa mirar a la gente a la cara cuando camino, como bien me enseño el abuelo, me siento mejor en mi circulo de amigos, todavía sigo distrayendo mi presencia de vez en cuando, pero es diferente, ya me veo con más ganas de salir y estar con gente, tanto como para no quedarme encerrado, hacer cosas como ir a pescar con unos amigos ya no supone para mi un problema, o por lo menos no un problema tan grande como lo era antes.

Todo sucede por algo, y creo que debo mejorar a toda costa, que debo salir de mi pozo, vaciar mi mochila, abrir mi caparazón y volver a ser una “persona” como lo fui algún día.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. raquel dice:

    Me alegra mucho ver que por lo menos empiezas a ver las cosas mas claras y los brotes verdes empiezan a aflorar en tu mente, vuelve pronto Ricardo, vuelve

    1. Ricardo dice:

      Todo lo que me esta pasando últimamente es como para sentirme así, espero que todo continúe igual y poder aclararme un poco, voy despacio, pero creo que voy bien…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *