la paciencia

Escrito el 2 junio, 2017, a las 11:02, fumando.

La paciencia, una de esas virtudes que nunca he conocido, con la que nunca me he visto obligado a lidiar, hasta ahora claro, estoy aprendiendo poco a poco a ser paciente, y es que no me quedan mas cojones.

Necesito tener paciencia, paciencia por que quiero ver a mis hijas, a pesar de que cada día las veo por Skype, no es lo mismo, quiero tenerlas cerca y poder abrazarlas, pero mi ex mujer, que es bastante más inteligente que yo, sabe que hasta que no esté un poco mas lucido no les conviene verme, y tiene toda la razón del mundo, debo tener paciencia.

Necesito tener paciencia con mi psiquiatra, hasta que ella no me de el visto bueno no voy a poder conducir, ni mucho menos beber alcohol, y aquí si tengo un gran problema, por que me he prometido decirle siempre la verdad de como estoy, y cada vez que hablo con ella me sube la medicación, debo tener paciencia, pero en este caso lo tengo jodido, se me está haciendo difícil aguantar.

Además todo es un bucle sin fin que yo solo no puedo parar, si le cuento la verdad a la psiquiatra me sube la medicación, si me sube la medicación es que no estoy mejorando, si no estoy mejorando no puedo ver a mis hijas….., me cago en la puta paciencia.

La paciencia no es ni por asomo como la tristeza, de la que hablé en su momento, o la soledad, de la que también escribí unas letras, con estas estoy acostumbrado a lidiar, siempre han estado a mi lado, pero la paciencia es una gran desconocida para mí, no se como tratarla, no se que hacer, como comportarme, como aceptarla.

Jamas he tenido paciencia, de hecho mi primer tratamiento psiquiátrico fue para el control de los impulsos, yo soy de los que te da dos hostias y después pregunto que me habías dicho, he sido así toda mi vida, en cambio ahora debo aprender a tener paciencia, a preguntar primero, y ya si hace falta soltar un par de hostias.

Esto de la mierda de la paciencia es lo que más cuesta arriba se me está haciendo, no se como llevarla, además la medicación no creo que me esté haciendo el efecto correcto, voy como una moto desde las seis y media que me levanto hasta las once o doce que me acuesto.

En estos momentos mi única meta, mi única ilusión, mi única visión de futuro es poder abrazar a mis hijas, pero sinceramente no creo que pueda aguantar mucho más, ya son dos meses, o quizá más, esto del tiempo lo llevo jodido, quiero verlas, abrazarlas achucharlas.

Pero debo reconocer que no estoy bien, ni por asomo, es más, si cada vez que la psiquiatra me ve me tiene que subir la medicación será por algo, a fin de cuentas ella es la profesional, sabrá mejor que yo lo que me conviene, se supone claro.

A pesar de no pedir ayuda casi nunca, en este caso si os debo pedir ayuda, necesito que me enseñéis a como ser paciente, a como lidiar con la paciencia, a como aguantar para poder llegar a mi única meta.

Apelo a vosotros, que por algún extraño motivo me leéis para que me ayudéis a ser paciente, por favor, ahora sí os necesito de verdad.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. Glorixi dice:

    Es complicado enseñar a tener paciencia, a mí lo que me ayuda es distraerme con otras actividades mientras espero mi objetivo. Creo que te hace muy bien ir al gimnasio y escribir, busca más actividades que te puedan gustar. No sé porqué me viene a la cabeza ahora que con 12 años en el colegio teníamos clases de pintura en figuritas de escayola que ayudaban a aplacar los nervios, mi padre va a clases de cerámica que le encantan. El año pasado tuve un posparto algo duro y no veía la luz, parecía que no iba a pasar nunca la maldita cuarentena y no me iba a recuperar jamás, era muy duro psicológicamente, pasaba el tiempo leyendo mucho, viendo series chulas (Rectify, por ejemplo) y cuidando del peque. Los grupos de madres primerizas me ayudaron a sobrellevarlo, al final llega el día que estás bien sin que te des cuenta, poquito a poco. Quizás un grupo de apoyo con personas que se encuentren en tu misma situación te haga bien, leer otras historias personales y buscar más actividades (por cierto, ¿y tus gatos?) Puede que sean tonterías lo que te digo, acabo de comparar un posparto con tu situación… No tengo ni idea, Ricard, pero yo sigo leyéndote. Te mando besos pacientes desde Málaga ;-*

    1. ricard dice:

      Yo también creo que un grupo de apoyo spicológico me vendría muy bien, poder compartir mis mierdas con gente que esté en mi situación a o similar, los gatos de lujo, mi madre les hizo un palacete en un antiguo gallinero y están viviendo como verdaderos reyes.

      Gracias por seguir leyendo Gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *