muerto en vida

Escrito el 3 agosto, 2018, a las 14:43, fumando.

En ocasiones puede parecer que este título es imposible, pero es la máxima a la que estoy llegando yo últimamente, me siento muerto en vida, y es literal, he llegado a un estado en el que no me importa estar rodeado de gente, nada es lo suficientemente real para mí, puedo evadir toda realidad de mi mente y huir a mi mundo interno sin que nadie se de cuenta de que estoy ausente.

Ya casi nada me importa, solo unas pequeñas briznas de luces hay al fondo de mi mundo, pero son muy débiles, a poco se nota que están ahí, poca relevancia le veo ya al mundo real, ya todo lo que veo y oigo son cosas banales para mí, realmente ya nada me importa, ya nada existe en mi realidad, es como si ya no formara parte de este mundo.

Es duro por que siento que todavía quedan cosas interesantes por ahí, pero no las encuentro, no veo que puede tener relevancia para que pueda captar mi atención y devolver mi mente a este mundo, cada vez más me hundo en la oscuridad de mi realidad, solo y a oscuras, ahí estoy, encerrado en mi habitación como si todo lo que hay en el exterior no tuviera importancia alguna.

Los profesionales que me tratan me dicen que debo buscar cosas/actividades que me puedan distraer, pero me resulta imposible encontrar algo que me entretenga, todo me aburre a la segunda vez que lo pruebo, estoy triste, no me siento con fuerzas ni ganas de hacer cosas nuevas, no me apetece aventurarme en algo nuevo, no quiero hacer nada, solo estar solo, encerrado en mí mismo, sin ver a nadie, sin escuchar a nadie, pero parece que eso no sirve para mi tratamiento.

Apenas salir cada mañana al gimnasio me distrae, no disfruto de la hora u hora y media que paso haciendo ejercicio, es como mecánico, sigo las pautas marcadas por el monitor el primer día y cuando acabo me doy una ducha y marcho a casa, nada más, no hay placer en ello, no saco nada en claro tampoco.

Como mucho salgo a un bar cada mañana a tomar una cerveza sin alcohol, me siento con un hombre que apenas habla por que está enfermo, paso allí una media hora o una hora y de nuevo a casa, allí nadie me molesta y puedo seguir pensando en mis cosas tranquilamente sin que nadie me interrumpa.

La pesca, es otra cosa que me distrae últimamente, salgo con un amigo a pescar de vez en cuando, aunque la verdad es que pescar pescamos más bien poco, pero por lo menos nos distraemos una tarde, y como hay que estar en silencio puedo seguir sumido en mi mundo tranquilamente hasta que suene algún cascabel.

Pero el resto del tiempo lo paso en mi habitación, encerrado, solo y casi a oscuras, me gusta estar en la penumbra, me ayuda a pensar, me siento mas a gusto entre la oscuridad que con mucha luz, aunque ahora en verano es inevitable tener que abrir la ventana para que entre algo de viento fresco por que si no me ahogaría de calor.

Y así esta mí vida últimamente, como veis no ha cambiado mucho, todo sigue mas o menos igual, sumido en mi mundo, cada vez más oscuro, y cada vez más alejado de la realidad y de las personas, se que no es lo que se espera de alguien que necesita estar en recuperación, pero la situación ahora mismo es está, lo siento.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *