ojos que no ven, corazón destrozado

Escrito el 11 mayo, 2017, a las 13:02, de madrugada.

Habrán pasado ya unas cuatro semanas que volví a Requena, lo cual quiere decir que mientras escribo estas lineas hace mas de cuatro semanas que no veo a mis dos hijas y a su madre, supongo que cuando pueda publicar esto serán algunas semanas más.

En realidad las veo cada día, su madre me esta dando un apoyo enorme en estos duros momentos para mi, las puedo llamar siempre que quiero sin problema, además cada día hacemos una vídeo conferencia, es decir, que en realidad las veo a las tres a diario, pero no puedo tocarlas, no puedo abrazarlas, no puedo sentirlas cerca.

Ahora mismo para mí son lo único que tengo, si bien es cierto que aquí tengo muy buenos y buenas amigas, no es lo mismo, me están apoyando mucho, eso es cierto, los tengo ahí siempre que los necesito, pero lo que yo necesito está muy lejos de mí, es duro, es muy duro.

En lo único que pienso es en dejar de vivir y en ver a mis hijas y a su madre, son las dos únicas cosas que ahora mismo tengo en la cabeza, a duras penas he podido hacer este pequeño blog, que como podréis comprobar no está a la altura de lo que podía hacer, la cabeza no la tengo en su sitio, olvido en que día estoy, normalmente olvido que he comido, me resulta imposible salir a la calle sin ponerme la música para aislarme del mundo, se que quiero estar solo, pero necesito tanto tener alguien a mi lado, es todo tan raro, tan agobiante, no se como voy a seguir aguantando esto, pensé que venir con mi familia me ayudaría a poder sacar las ganas de algún sitio, de momento no es así, cada vez me estoy encerrando más y más en mi mismo, ya casi ni salir a los bares me apetece, cuando lo hago es con los cascos puestos, normalmente en mi rincón del Enrique.

No se quien era, lo sé, me lo recuerdan de vez en cuando mis amigos, pero tampoco tengo ni putas ganas de ser quien era, no se quien soy ahora mismo, no me gusto, y se que no gusto a la gente, algo, que por cierto, me importa bastante poco.

Las echo mucho de menos, la pantalla del móvil no es suficiente para mi, las necesito cerca, quiero abrazarlas, sentirlas, olerlas, ir a ver una película con ellas o quedarme sentado en el sofá con ellas, aunque sea mirando tele 5, me es completamente indiferente.

Dicen que ojos que no ven, corazón que no siente, una mierda, tengo el alma rota, la cabeza perdida y el corazón destrozado.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *