sigo sin mojarme

Escrito el 12 noviembre, 2017, a las 13:34, en compańia.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Siendo sincero, la verdad es que nunca me he mojado lo suficiente como para tener una amistad o una cercanía con alguien lo suficientemente grande como para ser claro con esa persona, siempre he dejado todas mis cosas en un segundo plano, dentro de mí, nunca he dejado que nadie se acerque lo suficiente a mí como para poder sacar todo eso que llevo dentro y poder explicarlo. Se perfectamente que es culpa mía, podría haber abierto la caja de pandora y acercarme más a la gente que he tenido cerca, que además ha sido mucha, siempre he estado rodeado de mucha gente, supuestos amigos que estaban conmigo simplemente por que les gustaba mi compañía, hoy en día pongo en duda esto último con la mayoría de ellos, pero bueno, eso ya es agua pasada. No son pocas las ocasiones en las que me arrepiento de no haber dejado que alguien se acercara lo suficiente a mí, incluso hoy en día sigo encerrado en mi humilde soledad y tristeza, no dejo que nadie se acerque tanto como para ser sincero del todo con el, es algo que me da mucho miedo, contar todo lo que llevo dentro es algo que [Hay mas que leer, pincha aquí...]
sentirme Ăştil

Escrito el 9 noviembre, 2017, a las 16:46, en compańia.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Lo que es bien cierto es que nunca llueve a gusto de todo el mundo, sobre todo a mi gusto, últimamente estoy pasando algunos altibajos raros, todo va casi perfectamente en mi vida, sobre todo en el ámbito sentimental, pero si es cierto que estoy pasando por algunos momentos en los que no me encuentro con la fuerza suficiente para hacer lo que realmente debería hacer. Un ejemplo claro es el tema de mis hijas, deseo más que nada en el mundo volver a verlas, volver a tenerlas cerca, volver a abrazarlas, pero en cambio, no me encuentro con fuerzas como para presentarme delante de ellas, algo me frena, se que es, pero no soy capaz, o no tengo el valor suficiente como para enfrentarme a ese algo y quitarlo del medio, por lo menos no de momento. Es mucha la gente que me anima a hacer frente a ello, a echarle los cojones que antes tenía y hacerme fuerte ante la barrera que se interpone entre nosotros, pero estoy en tiempos bajos, no quiero hacer más daño en la herida tan grande que existe abierta, creo que no es necesario, en este caso me parece que solo el tiempo [Hay mas que leer, pincha aquí...]
envejeciendo mal

Escrito el 2 noviembre, 2017, a las 17:41, vestido, creo.

Esta entrada tiene 0 comentarios

El paso de los años no es en balde, ya se me notan las arrugas, la calva prominente es una cosa que no se puede esconder, al igual que no puedo esconder cunado siento a determinadas personas a mi alrededor, la cara me cambia, y entiendo que antes no era así, antes lo podía controlar, pero ahora no, cuando siento personas inestables o negras cerca de mi la cara me cambia, incluso mi estado de animo cambia, no me gustan estas personas, todas esconden algo, y a mi no me gusta la gente que esconde cosas. Con el paso de los años he aprendido muchas cosas pero también he olvidado muchas otras, cosas que supongo deberían ser importantes para mi vida, y que como si nada han sido borradas de mi mente, o por lo menos aletargadas en algún rincón de ella para que yo no tenga acceso directo. Soy más viejo y no por ello más sabio, la edad está haciendo mella en mi, y lo noto, lo sufro, y se que se me nota, por que ya no soy el que fui, aunque sinceramente tampoco pretendo serlo, pero he cambiado el pelo de lugar, incluso mi forma de [Hay mas que leer, pincha aquí...]
estoy apático

Escrito el 29 octubre, 2017, a las 10:43, en pijama.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Apático es una nueva palabra que he aprendido hace poco, no estaba dentro de mi lenguaje habitual, pero mi pareja la utiliza a menudo, pues hoy me he levantado apático, no tengo ganas de nada, ni de salir, ni de entrar, estoy como si llevara unos zapatos de cemento, no me encuentro con ganas de nada, es un domingo raro, quizá sea porque he dormido una hora más y me ha sentado mal tanto sueño, no lo se, pero hoy no tengo el chocho para limonadas. Cuando tienes uno de estos días es una verdadera putada, no sabes bien como te sientes, ni lo que quieres, la verdad es que tiene pinta de hacer un día precioso como para salir a tomar algo a una terraza, pero estoy cansado, sin fuerzas, sin ganas. Mi madre, que siempre tiene una energía sorprendente ya ha salido a pasear y ha traído unas cuantas rosas para llevar al cementerio, no se de donde las habrá sacado, pero que más da. Yo saldré a la calle, sobre todo si mi santa madre tiene a bien dejarme un par de euros para tomar un café con leche, no quiero pasarme el día encerrado, lo que [Hay mas que leer, pincha aquí...]
el saco se sigue llenando

Escrito el 26 octubre, 2017, a las 10:11, en pijama.

Esta entrada tiene 4 comentarios

Es cuando llega el frio y las defensas bajan cuando mejor y peor me encuentro, llevamos ya unos días con frio y he pillado un resfriado importante, este es el segundo día que no puedo salir de casa, solo tengo unas décimas de fiebre, tos carajillera y muchos mocos, pero aún así mi santa madre no me deja salir de casa, llevo dos días en cama, aunque presiento que hoy me escaparé a tomar un café, tampoco se trata de estar todo el día en la cueva, aunque parezca un oso no veo que deba comportarme como uno en realidad. No obstante, son estos días, los que pasas encerrado en la cueva, metido en la cama, sin nada mejor que hacer que leer o pensar, los que determinan en realidad que puedas aclararte un poco la mente, como ya sabéis a mí me encanta estar en soledad, paso mucho tiempo solo, pero cuando estoy enfermo me agobio, me apetece salir y reírme un poco, aunque estoy bastante jodido como para hacerlo la verdad, voy a base de Dolocatil para la inflamación y el mal de cabeza y con el termómetro cerca para vigilar que la fiebre no me suba más [Hay mas que leer, pincha aquí...]