psiquiatra, amiga he hijas

Escrito el 1 junio, 2017, a las 13:00, vestido.

Hoy he tenido cita con mi psiquiatra, bien, empecemos por saber como es mi psiquiatra:

Es una chica joven, bastante atractiva, me gusta mucho que me mire a los ojos cuando me habla o viceversa, lamentablemente se rige por un patrón concebido, como todas las psiquiatras nuevas, y por tanto, lo único que hace, si le cuento la verdad, es subirme la medicación.

El problema que tengo es bastante grande, mi psiquiatra es la que puede quitarme las restricciones de conducir, beber alcohol o salir solo, pero claro, cada vez que la veo le cuento la verdad, por lo que estoy jodido, lo único que consigo es una subida en la medicación.

Bien, sabiendo esto, y si me habéis leído ya sabréis que tengo dos hijas a las que no veo hace dos meses, ¿por qué?, pues es sencillo, su madre, mi ex mujer, mi amiga, cree que hasta que no esté algo mejor, o por lo menos sea capaz de controlar las crisis, no es bueno que me traiga a las niñas para verlas, y me jode, mucho, me jode como si me dieran por culo (me lo ha contado un amigo), pero tiene toda la razón del mundo.

Lo admito, mi ex mujer razona más y mejor que yo, en este momento mi única ilusión es ver a mis dos hijas, ¡¡¡que coño!!!, y a su madre, pero ella tiene razón, lo más probable es que al verlas a las tres, al tenerlas justo delante de mí, se me fuera la pinza, para un lado o para otro, pero es seguro que no podría controlar mis emociones.

Por lo tanto no se que hacer, mi único deseo es ver a esas tres mujeres, pero soy consciente, al igual que mi psiquiatra, por muy joven que sea, de que no estoy preparado, y no quiero hacerles venir dos días ha pasarlo mal.

Podría mentir a mi psiquiatra, por que es algo que se me da muy bien, para que me rebajara la medicación y así poder decirle a la madre de mis hijas que estoy mejor, pero solo estaría mintiendo, y aunque se me da muy bien, no me gusta, no suelo mentir nunca, y mucho menos a la gente que quiero.

Lo único que me queda es tener paciencia, algo con lo nunca he sabido lidiar, y algo sobre lo que escribiré más adelante, paciencia para que me den la bendición, paciencia para que me digan que estoy mejorando, paciencia para ver a mis hijas y a la única mujer que he amado, paciencia….

No pienso mentir a mi psiquiatra, el día ocho empiezo con una psicóloga, y tampoco le pienso mentir, a parte de los motivos personales que pueda tener para que me dejen controlar mi medicación y conducir, solo quiero que me den el visto bueno para verlas a ellas.

Es mi único deseo, mi única meta, mi único propósito en la vida.

Paciencia Ricardo, aprende a vivir con ella, es lo único que te falta.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *