sigo dentro de mi caparazón

Escrito el 24 julio, 2017, a las 15:10, en calzoncillos.

Solo dejo ver un reflejo de lo que soy, no estoy todavía centrado, sigo escondido en mi interior, mi caparazón sigue activo, todavía no he asimilado la medicación del todo, aún así ya noto como la cabeza empieza a circular mucho más rápido de lo normal.

Intento normalizar todo lo que hago, mi padre ya me permite conducir, por que la psiquiatra así lo ha dicho claro, incluso hice un zorro el fin de semana para juntarme con viejos y nuevos amigos, pasamos una noche divertida, intento que mi vida tenga un sentido, o por lo menos que así lo parezca, pero solo lo parece, sigo escondido, sigo escondido del mundo que me rodea, no me interesa prácticamente nada de lo que me ofrece el mundo en estos momentos, lo único que me hace dormir para llegar al día siguiente es desayunar con quien desayuno y saber que quizá en menos de un mes podré ver a mis hijas de nuevo.

Además tengo a muchos amigos enfadados por esto último que hice, no se lo reprocho, no tengo derecho a hacerlo, tienen toda la razón y motivos para estar enfadados, yo he intentado un acercamiento, pero parece que de momento ha sido rechazado, dejaremos pasar un poco más de tiempo para ver si la cosa cambia a mejor.

Tener a buenos amigos enfadados conmigo me hace sentir humillado, pero humillado por mi culpa, no por ellos, se que les hice daño, y que por eso están enfadados conmigo, me siento humillado por mi mismo, por mi insensatez, por mi estupidez, por mi manera de ver la vida en estos momentos.

Parece que no tengo el valor suficiente como para afrontar las cosas tal y como son, tal y como me vienen, supongo que he cambiado excesivamente, pues antes esto no me habría pasado ni de coña, nunca me he escondido tanto como me estoy escondiendo ahora, de hecho, nunca me había escondido.

Estoy teniendo altibajos demasiado pronunciados, igual un día soy como la mujer maravilla, dispuesto a salvar el mundo de todo mal, como al día siguiente somo como Hulk, listo para destruir todo aquello que este a mi alcance.

Supongo que esto es debido a que estoy asimilando la nueva medicación, pero ahora me levanto hecho una mierda, bueno, menos el otro día que tuve sexo tantrico o como coño se diga eso de tener sueños húmedos.

El caso es que todavía me escondo bajo mis gafas de sol, mi música y mi capucha, de acuerdo la capucha no es literal, hace mucho calor, pero esta ahí, os lo puedo asegurar, intento pasar inadvertido por la calle, pero cuando me junto con mi gente no puedo evitarlo, se me desata el demonio que llevo dentro y quiero sacar sonrisas, y creo que lo consigo.

Deseo quitarme esta coraza de encima, y lo deseo de verdad, pero no se como coño hacerlo, mañana tengo visita con la psicóloga y la psiquiatra, a ver si entre los tres encontramos el modo de salir de aquí dentro, aunque ambas me piden cosas que ahora mismo no se como hacer, como por ejemplo poner de mi parte, soy incapaz de hacerlo, me parece absurdo incluso a mí mismo, pero soy incapaz.

Debo, necesito y deseo relajarme, que la medicación me deje centrarme, encontrar un trabajo para poder mantenerme ocupado por lo menos ocho horas al día, de esa manera serán ocho horas perdidas en mi tiempo, en las que deberé estar centrado en algo que no sean mis pensamientos, mis neuras, mis tonterías.

Necesito centrarme, necesito ser quien fui, necesito salir de aquí, y lo necesito con urgencia máxima.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *