un extraño entre tanta gente normal

Escrito el 25 julio, 2017, a las 14:56, a medio vestir.

Así es como me siento, como un verdadero imbécil en un mundo surrealista, no entiendo a nada ni a nadie, lo único que entiendo es que ni mi psicóloga se fie de mí, eso es algo normal, dado los últimos acontecimientos de este mes por mi parte.

Psiquiatras que te montan un pollo a base de gritos absurdos en mitad del pasillo por que el imbécil del mostrador me ha dado una hora a mí y otra diferente a ella, nueva cita para otro día, y yo la necesitaba hoy si o sí.

Absurdos robos de ositos de peluche a niños contenidos por sus propios padres, me parezco a un cruel asalta cunas, todo sea por despejar su casa de mierda, pero Fulgen ya es mío, bueno, del Pilton.

Mi mundo ya no esta tan cerca de este mundo en el que vivo, cada vez se separan más y más, la locura de la realidad ya no me sirve, no me apetece estar cuerdo, es mucho más fácil ser un descerebrado y que me tomen a cachondeo en todo momento, que ser un tipo cuerdo y que me traten como a uno más de este absurdo al que nos empeñamos a llamar vida.

Cada día me siento más lejos de todo lo que me rodea, ya no presto atención a las cosas que hasta ahora me importaban, ya no me pongo agresivo cuando me faltan al respeto en publico, incluso sin que tengan la razón, por muy profesionales que sean o se crean.

Cada vez me ato más a mi mundo interior, he decidido que quiero ver a mis hijas y a su madre en Agosto, de manera que me tengo que portar bien hasta entonces, nada de crisis, ni hacía arriba, ni hacía abajo, esperemos que la medicación acompañe a mi propuesta de futuro inmediato, si no mal vamos a ir.

Me cuesta, no puedo evitarlo, no me siento uno más, y no es por que no me permitan integrarme, al contrario, la gente que me rodea hace lo imposible para que me integre en el circulo, en el grupo, o lo que leches sea esto que tenemos entre nosotros.

Pero no puedo evitarlo, cada vez me siento más distanciado, menos integrado, ya no estoy pendiente de las conversaciones, me cambio de mesa como quien se cambia de camisa, me da miedo que la gente a la quiero deje de importarme tanto como me he dejado de importar a mí mismo, no me gustaría que eso llegase a pasar.

Pero me siento un bicho raro, no estoy en mi mundo, no estoy en mi sitio, así lo veo yo ahora mismo, por mucho que intente la integración, esta va decayendo cada vez más, cada vez me siento menos integrado y mas distanciado del resto, ausente.

Eso es, creo que cada vez estoy más ausente del resto.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *