viviendo con mis miedos

Escrito el 6 diciembre, 2017, a las 17:33, pensando en tí.

Últimamente vivo con todos mis miedos a flor de piel, como ya conté en estados de animo, el miedo es uno de los que más florece en mi día a día, vivo con miedo a cientos de cosas, sobre todo al fracaso personal, pero dadas las fechas en las que estamos y los acontecimientos que se me vienen encima, los miedos se me están multiplicando y realmente no se como controlarlos, para mi está siendo una verdadera odisea el intentar sacar a flote mis días.

Voy a pasar la navidad en casa de mi actual pareja, y como es normal en esas fechas el alcohol será un aliado presente en la mesa en cada comida y en cada cena, a mi me gusta mucho beber, de echo estoy en tratamiento para intentar olvidarlo por completo, ya os conté en alguna ocasión que el alcohol es uno de los grandes detonantes para mis ataques de ansiedad y violencia impulsiva, por ese motivo quiero olvidarlo por completo y eliminarlo de mi vida.

Para ello estoy tomando una pastilla cada día llamada Antabus, yo la llamo la pastilla del miedo, los efectos secundarios de esta pastilla si bebes alcohol pueden ser desbastadores, vamos que acabas en el hospital con el cuerpo hecho una mierda para un par de días, tengo miedo a no poder controlar mis impulsos estas navidades y olvidar que la estoy tomando en el regocijo de la fiesta, beber algo de alcohol y acabar en el hospital jodiendole las navidades a todo el mundo, esperemos que pueda reprimirme a base de coca colas y champi, que es en realidad lo único que puedo tomar.

Uno de los objetivos primordiales en mi tratamiento tanto psiquiátrico como psicológico es olvidar por completo el alcohol, ya que para mi es fuente de frustración, y ello me lleva a situaciones bastante peculiares en las que normalmente acabo atado en una camilla del hospital, de hecho con el Antabus no puedo tomar derivados del vino como por ejemplo el vinagre en las ensaladas, si utilizo colonia o perfume, que normalmente llevan alcohol debo rociarlo directamente a la ropa, si me toca la piel me pueden salir ronchas rojas que me producirían picores unos días, eso es el Antabus.

Otro de mis miedos recientes viene dado en las mismas fechas, como digo voy a pasar la navidad en casa de mi pareja, y como es costumbre en su casa se junta prácticamente toda la familia, tengo mucho miedo a sentirme rechazado, sus padres ya me conocen, pero la mayoría del resto de la familia lo único que saben de mi es que soy el novio de Mónica, tengo muchísimo miedo a sentirme rechazado, a no caerles bien, a que me pongan alguna traba y que Mónica se pueda ver condicionada de alguna manera por la opinión de sus familiares.

Yo se que Mónica ya tiene una edad suficiente como saber lo que quiere en cada momento, y que la opinión de sus familiares no debería influir en absoluto en su decisión de estar conmigo, aún así es un gran miedo que arrastro, el miedo al rechazo de sus familiares, intentare comportarme lo mejor posible, aunque soy consciente de que mis pintas ya no es que ayuden mucho a un buen acercamiento de depende que personas refinadas.

El segundo miedo, y para mi el más importante de todos es el caso de mis hijas, no se si todavía están preparadas para verme o no, a pesar de que voy a estar a cinco minutos de ellas durante una semana es muy posible que no pueda verlas, o que ellas no estén realmente preparadas para verme, sería una decisión que yo debería respetar, no puedo obligarlas a que me quieran ver, pero estar tan cerca de ellas y no poder verlas, no poder abrazarlas, no poder hablar con ellas para mi sería un fracaso total y rotundo.

Con mi último intento de suicidio ellas quedaron muy afectadas, todavía son pequeñas como para entender la cantidad de problemas mentales que acarrea su padre, la verdad es que debo reconocer que les hice muchísimo daño y que será difícil el poder reparar tanto dolor, solo el tiempo dirá si quieren volverme a ver o no. Aunque bien es cierto que hablo con ellas casi cada día, incluso me hacen alguna vídeo conferencia de vez en cuando, pero el animo suficiente como para verme en persona no se si lo tendrán todavía o no.

Espero poder respetar su decisión, sea cual sea sin hundirme, ya que las dos veces que me han dicho que no estaban preparadas para verme lo he pasado muy mal, me he hundido profundamente en una miserable depresión temporal mas grande todavía de la que ya arrastro normalmente, pero me estoy concienciando a nivel personal de que existe la posibilidad de que no sea posible un encuentro, aunque sea breve, es algo que debo aceptar y asumir lo antes posible para que me duela lo menos posible, y de momento, a día de hoy todavía no lo tengo asumido del todo, espero no darle unas malas fiestas a nadie con mi hundimiento en la miseria.

Aún así soy consciente de que es una opción, solo existen dos, el si y el no, y en estos momentos el no es la opción que más fuerza tiene, les hice mucho daño, y yo todavía no estoy preparado mentalmente para poder explicarles que no es que quisiera dejar de verlas, que lo que hice fue por mis problemas mentales, que no tenía ganas de vivir con veintiuna pastillas al día, que mi mundo se había desmoronado por completo y que lo único que podía, o pensaba que podía hacer era dejar mi existencia en este mundo, no estoy listo para explicárselo, y creo que ellas no están listas para escucharlo, tiempo al tiempo dijo el sabio, espero poder controlar mis emociones, por que lamentablemente no me queda otra opción más que respetar su decisión, sea cual sea.

Otro de mis miedos es que iba a pasar fin de año yo solo, pero este se ha solucionado ya que Mónica vendrá a pasarlo conmigo, por lo menos tendré la mejor compañía que podía esperar para ese día tan especial. Cenaremos en casa de mis padres los dos solos, pero bueno, por lo menos no estaré yo solo para ver a la Pedroche en la tele, ya es un paso más que he conseguido dar, gracias Mónica.

Y por ultimo, a pesar de que tengo muchos otros miedos menores de los que ya iré hablando en otros artículos, el miedo que me reconcome por dentro es el gran paso que Mónica y yo vamos a dar, si no pasa nada en Enero empezaremos a vivir juntos, dadas mis circunstancias personales, no puedo salir de Requena todavía, estoy condicionado a los tratamientos, a las visitas con los profesionales, a las sesiones de grupo que he comenzado hace poco, a que me tengan que racionar las pastillas todavía por que no estoy lo suficientemente centrado como para ser capaz de administrármelas por mi mismo sin cometer alguna locura más, todos estos condicionantes hacen que yo no pueda marchar todavía de Requena, por eso Mónica a decidido que lo mejor es que ella se venga a vivir aquí para que podamos estar cerca el uno del otro.

Vamos a alquilar un piso, que yo tengo todavía que ir a ver el día dieciocho, pero todo pinta a que el piso estará bien, es una finca bastante nueva, el piso está completamente amueblado y el precio es de lo más barato que he podido encontrar por la zona, y he mirado mucho en agencias y particulares, pero este es el más asequible de todos.

Aún así tengo mucho miedo a que Mónica no sepa aceptarme, ahora nos vemos una vez al mes, y esta última vez fue una semana, en una semana todo es amor y lujuria, todo funciona bien, no se notan la desesperación, depresión y ansiedad a la que estoy acostumbrado yo, tengo mucho miedo a que ella no pueda, o no sepa, acostumbrarse a vivir con una persona en mis condiciones, estoy todavía mal, tengo días muy malos en los que apenas me puedo levantar de la cama, y tengo días pletóricos en los que me quiero comer el mundo, mi cambio de estado de animo es lo que más miedo me da, no se si ella será capaz de convivir veinticuatro horas al día conmigo en mi estado actual.

Tengo la esperanza de mejorar, de hecho lo estoy haciendo, poco a poco, pasito a pasito, pero los profesionales que me tratan constantemente me dicen que lo estoy haciendo muy bien y que poco a poco estoy saliendo, que no tengo nada que ver a conforme llegue a este pueblo, pero es que llegue completamente destrozado, era un alma en pena que se dejaba llevar por las calles sin animo de ningún tipo, sin ganas de nada mas que de morir lo antes posible.

Debo reconocer que todo mi mundo se esta sometiendo a cambios muy grandes en estos últimos meses, y creo que me encantaría poder compartirlos con ella directamente, pero no puedo evitar el tener miedo a que se canse de mí, a que no pueda soportar la presión de tener que aguantarme, actualmente tengo más días malos que buenos, y ella es consciente, por que se lo he dicho muchas veces, pero aún así quiere dar el paso.

La verdad es que después de saber conforme me encuentro, el hecho de que aun así quiera dar este gran paso para mi es muy importante, estoy muy ilusionado con ello, creo que si en realidad quiere venir a compartir su vida conmigo sabiendo como estoy es por que realmente sí siente algo importante por mi, y eso me ayuda mucho a que el miedo mengüe un poco, pero aún así existe, no lo puedo evitar.

Últimamente hay días que me levanto con un dolor de cabeza impresionante, no paro de darle vueltas a todo, a como saldrán las cosas estas navidades, a si podré ver o no a mis hijas, a como ira todo con la familia de Mónica, a si el piso nos gustará, a que todo vaya bien entre nosotros, a que pueda aceptarme como realmente estoy ahora mismo durante veinticuatro horas al día, tengo mucho miedo a todo lo que pueda pasar en un par de meses vista, estoy realmente abrumado por todos los acontecimientos que se me vienen encima en tan poco tiempo, realmente me estoy sometiendo a un nivel de estrés enorme a mi mismo, pero por otro lado creo que es necesario que pase por esto, solo cogiendo al toro por los cuernos se le puede parar, y creo que ahora me toca a mi hacerme el valiente y afrontar todo lo que me viene, aunque sea de golpe y sin anestesia.

Ojala la medicación y las pautas que los profesionales que me visitan me están dando me ayuden a llevar todo esto adelante, quiero que todo salga bien, quiero poder ver a mis hijas, aunque solo sea para poder abrazarlas, quiero causar buena impresión a la familia de Mónica, a pesar de mis pintas que se que no ayudaran mucho, quiero que el paso que Mónica y yo vamos a dar salga bien y que realmente podamos ser felices juntos durante mucho mucho tiempo.

Pero sobre todo no quiero hundirme de nuevo si alguna de estas cosas no saliera bien, no se si podría aguantar ahora mismo un bajón de los gordos, en las condiciones en las que estoy, con el estrés al que me estoy sometiendo yo mismo y con la ansiedad que ya hace unas semanas que acarreo no creo que pudiera aguantar un hundimiento más profundo del que ya llevo, espero que todo salga bien, que las cosas me salgan bien por lo menos esta vez, solo pido eso, aunque no creo en ella, pero pido tener un poco de suerte por una vez en mi vida, quizá no la merezca, no lo sé, pero realmente la necesito, quiero que todo salga bien de una vez por todas, quiero dejar de hacer daño y de provocar dolor a la gente que quiero, me gustaría poder salir a la calle pensando que estoy haciendo las cosas bien, que voy por el camino correcto, que todo esta fluyendo, que todo esta en su lugar y que yo estoy mejorando al lado de las personas a las que quiero, me gustaría ser feliz de verdad por una vez, solo por una vez, no pido más.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. Mónica dice:

    Primero, yo tampoco creo en la suerte si no en el karma, haces bien saldrá bien , haces mal saldrá mal, segúndo, mi familia te va a aceptar por que me quieren , lo de tus hijas yo también deseo con todo mi corazón que quieran verte y estar contigo, el hecho de que yo me vaya a vivir contigo al piso que queremos alquilar es por puro amor hacia ti quiero estar contigo para todo , días buenos y malos , y sin dinero , jejejeje!!!!, para todo mi amor , tu también tendrás que aguantar mi hiperactividad ahora, el siempre querer hacer cosas , también me da miedo si podrás con ello o me dirás PARALO , además yo estoy segurísima de lo que voy a hacer, para el resto de mis días.

    1. Ricardo dice:

      Muchas gracias por tus palabras mi vida, pero es normal que tenga estos miedos, y más en las condiciones en las que estoy ahora mismo, estoy aguantando mucha presión, presión que me añado yo mismo, por todo lo que llevo encima y por todo lo que se me viene encima, deseo y confío en que todo saldrá bien, es lo que mas deseo ahora mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *