Yo soy Ricard FS y usted no lo es

Escrito el 30 septiembre, 2020

A las: 21:19

  Estado: en calzoncillos

Se han hecho:2 comentarios

Ando algo perdido

Son muchas las ocasiones en las que todavía me siento perdido, en las que todavía me quedo en blanco sin saber muy bien que hacer, en ocasiones pierdo el sentido de la orientación y me quedo como absorto en una nube sin saber donde estoy o como he llegado aquí.

Últimamente me noto como más distraído de lo normal, olvido muchas palabras tanto al hablar como al intentar escribir, es como que la tengo en la punta de la lengua pero no la acabo de recordar, es algo que me resulta muy frustrante, incluso encuentro sinónimos a la palabra que quiero y lo busco en internet para ver si doy con ella.

Esta mañana me ha llamado la psiquiatra, bueno en realidad no, mi psiquiatra está enferma y en su lugar hay un hombre que no me ha dado la confianza y tranquilidad que me da Emi que es como se llama mi psiquiatra, quería comentarlo con ella para ver si podía ser por la última subida de medicación pero al ser un hombre el que me llamado me he quedado cortado y no me he atrevido a contarle nada, la sesión ha durado cinco minutos cuando con Emi podemos estar tranquilamente hablando por teléfono media hora o más.

La última subida de medicación que me hizo Emi fue por que no podía dormir bien, me despertaba muchas veces durante la noche y no conseguía mantener el sueño más de dos horas seguidas, ahora ya llevo unas semanas que duermo mejor, voy a dormir a la una y media o dos de la madrugada y me levanto sobre las nueve o diez de la mañana, eso sí la cama la dejo desecha, me tengo que mover como un loco mientras duermo por qué la sabana bajera siempre la saco del colchón y la de encima la encuentro en el suelo y yo destapado.

No se si lo he dicho ya pero el Martes pasado me operaron por fin de la hernia inguinal que tenia en el lado derecho, la verdad es que las quince grapas que llevo duelen un poco y los dos calmantes que me han dado no hacen mucho, por suerte el Viernes voy al centro de salud a ver si me las pueden quitar ya.

Lo que me tenía muy preocupado es que desde el día que me operaron no había conseguido tener una erección como dios manda, algo muy raro en mi ya que siempre funciono muy bien, el caso es que la otra noche aprovechando que mis padres durmieron en la caseta tuve compañía y consiguió que tuviera dos erecciones seguidas, eso sí le costó muchísimo trabajo conseguir la primera y más teniendo en cuenta que yo no puedo hacer esfuerzos y todo lo tuvo que hacer ella la pobre, ahora tengo bastante más dolor pero bueno la verdad es que valió la pena para que os voy a engañar.

En fin, el caso es que después de todo yo creo que todavía puedo conseguirlo y volver a la normalidad, estoy seguro que estos desvaríos mentales que estoy teniendo últimamente se me pasarán y volveré a centrarme un poco.

En cuanto a mis sentimientos todo sigue igual que la última vez que escribí, sigo enamorado de Amparo aunque no tengo muy claro si le acabo de gustar o no, seguimos hablando casi todos los días por mensajes y nos contamos nuestras cosas, hablamos de casi todos los temas posibles sin tabúes de ninguna manera, ella dice que me quiere ver pero yo no estoy muy seguro de ello, siento algo muy fuerte por ella eso lo tengo claro, pero no sé si quiero hacerme más daño.

Y bueno por hoy eso es todo, ya sabéis, si me encontráis por hay parado sin saber que hacer o me quedo callado hablando con vosotras/os echarme una mano que no lo hago a propósito, y como siempre os digo, gracias por leer.

346 Visitas

Llego acalorada dentro del majestuoso edificio que se alza en medio de la plaza. Entro y respiro aliviada al notar el aire acondicionado que refresca mi piel sudada y caliente por este sol abrasador de junio. Hoy son las últimas entrevistas con las maestras antes de vacaciones. Tal vez sea muy mala madre diciendo esto, pero me da una pereza abismal. Ya sé lo que me van a decir. La maestra de Paula es una mujer joven y sensible, de estas que el primer día de clase hace una radiografía completa de sus alumnos y es capaz de sacar lo mejor de ellos. Me dirá que es una niña estudiosa, que se lleva bien con sus compañeros, aplicada y respetuosa, pero que no cree suficientemente en ella misma y me va a detallar todos los pequeños logros que ha ido haciendo a lo largo del curso, no sólo académicos, si no también de superación personal. Entonces yo voy a notar como mis ojos se enturbian de la emoción y del orgullo de madre que siento. Siempre me pasa. La profesora de Juan es harina de otro costal. Una mujer de la vieja escuela que aburre a los niños a base de repeticiones absurdas y es incapaz de verlos en mayúsculas. Esta me dirá que Juan no va bien en mates y que su caligrafía es pésima y voy a salir de la escuela de mala leche con ganas de llegar a casa, abrazar a mi hijo y decirle que es perfecto.

Seguir leyendo el relato erótico

30 septiembre, 2020 por Ricard FS

Ricard FS
Soy Ricard FS, creador de mi propia historia, amante de lo desconocido y las mujeres, sobre todo ácrata y libre, no pienso dar mi brazo a torcer, estoy loco y lo admito.

Deja tu comentario

  1. Zumba Solo dice:

    Buenos días Ricard. Te escribo estas líneas porque me hace gracia que tengas esos lapsus de memoria y en algún momento no sepas qué diantre ibas a hacer, pero por si te sirve de alivio, a mi ya hace tiempo que eso me ocurre frecuentemente, sobre todo, cuando escribo algo, que como sabes suelo hacer con cierta frecuencia. En mi caso, tiene una explicación y en el tuyo otra. Aquí lo dejo para que, tú mismo, encuentres el camino de la verdad. Abrazos.

    1. Ricard FS dice:

      Gracias Zumba Solo, tu siempre tienes palabras de alivio para mi, no se muy bien por que pasa en mi caso pero bueno ya lo comentaré con mi psiquiatra cuando vuelva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

:wink: :twisted: :roll: :oops: :mrgreen: :lol: :idea: :evil: :cry: :arrow: :?: :-| :-x :-o :-P :-D :-? :) :( :!: 8-O 8)