EnglishSpanish

El arte de desaparecer

Publicado por: Ricardo

Escrito el 24 junio, 2017

A las: 14:55

  Estado: en calzoncillos

Se han hecho:3 comentarios

Es complicado volverte invisible sin ofender a nadie, hacer acto de presencia, pero realmente estar ausente, ser invisible aún cuando te pueden ver.

En estos momentos estoy en esa fase, me apetece salir a la calle y encontrarme con los amigos, sentarnos en una terraza y charlar sobre cualquier mierda mientras tomamos elixires dignos de los dioses.

El problema es que casi siempre acabo desvaneciendo me, y no es que me levante de la mesa y marche del local, aunque a veces también lo hago, es mi mente, se va a dar un paseo y me descuelgo de la conversación y la compañía.



Realmente estoy haciendo acto de presencia, además soy un tipo grande, se me ve muy bien, pero se nota a la legua que no estoy con ellos, por lo menos la gente que me conoce sí lo nota, y no estoy seguro de si les sienta bien o no.

Esta misma mañana me ha pasado, creo que eramos seis personas en la mesa, una conversación en marcha, cada uno dando su opinión o su critica destructiva, yo no, no estaba en la mesa con ellos, físicamente sí, pero realmente no me he enterado de absolutamente nada de lo que se estaba hablando, creo que he podido quedarme con que habían enterrado a alguien y que un chico que pasaba por enfrente llevaba un palo metido en el culo, o no si la muerta murió con un palo en el culo y en la otra acera estaba a punto de morir alguien, no soy capaz de conseguir aislar nada de la conversación.



Cuando estoy en esta fase, lo normal es que salga solo para evitar que nadie se pueda sentir ofendido por mí ausencia mental, anoche mismo estuve toda la noche sentado en una mesa de la terraza del Pilton yo solo, bien es cierto que de vez en cuando me hacían visitas de medico los chicos y chicas que trabajan allí, pero realmente estaba a gusto, en mi puto mundo, yo solo.

En estos momentos críticos es en los que me gustaría poder volverme invisible, poder andar entre la gente sin ser visto, sin que nadie pudiera sentir mi presencia, por estar sin estar, poder estar ausente, en mi mundo, con mis mierdas.

Si quieres puedes dejar tu comentario para Ricardo aquí.

  1. Zumba Solo dice:

    Bueno, como yo era uno de los presentes, puedo comentar:
    Si que me he dado cuenta de tu desvanecimiento visual, hasta la transparencia casi perfecta. Sólo las gafas de sol mantenían su imagen. Lo de atrás no estaba. Ahora que me gustaría recomendar para futuros momentos de “estoy, pero no estoy” es mantener una sonrisa, digamos… apenas dibujada. Y por lo demás, perfecto y recomendable para todos los públicos en similares situaciones. Aconsejo practicar en aquellos momentos de conversaciones de grupo altamente trascendentes o cuando el nivel etílico es elevado. Y queda uno cojonudamente. Pero eso si, la sonrisa adivinada, siempre.
    Sinceramente suyo.

    1. Ricardo dice:

      En determinados momentos el esfuerzo necesario para esbozar una pequeña sonrisa puede resultar mucho más complicado de lo que parece a simple vista.

  2. Pingback: vivir en mi mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image