Yo soy Ricard FS y usted no lo es

Escrito el 27 agosto, 2020

A las: 22:15

  Estado: en calzoncillos

Se han hecho:0 comentarios

Facebook me ha hecho feliz

Lo que parecía imposible está pasando, después de todo lo mal que lo he pasado, de todo el sufrimiento que he tenido que tragarme y de todo lo que he tenido que hacer para olvidarla va Facebook y me sorprende poniendo una mujer en mi camino.

A pesar de lo mal que me estaba sintiendo por lo que pasó el día once estoy de nuevo con ganas de hacer cosas, con ganas de salir y reír, he vuelto a ver la luz al final de mi particular camino, y todo se lo debo a un grupo de Facebook al que alguien que no recuerdo me invito, me gustaría recordar quien fue para darle mil gracias por haberme invitado a ese grupo.

Ella se llama Amparo, es de Valencia y tiene cuarenta y cinco años, igual que yo tiene dos hijas aunque menores que las mías, llevamos ya varios días hablando por privado casi cada tarde y todas las noches, coincidimos en casi todas las cosas y gustos, aunque pueda parecer imposible es así.

Para mi ángel

Solo tu lo puedes entender así que te lo dejo resaltado, ella es igual que tú, no es como yo no puede hacer todo lo que hago yo pero si siente lo mismo que tú, los siente, los ve y le hablan igual que a ti.

Nuestro color favorito es el mismo, ella es más abierta en cuanto a gustos musicales se refiere pero en general nos gusta el mismo tipo de música, adora el chocolate negro con almendras igual que yo, su forma de vestir es la que más me gusta y más me pone, su cara es redondeada y tiene una nariz pequeñita y respingona deliciosa, sus labios son pequeños pero carnosos para fundirse en un beso eterno, sus ojos me han hechizado, su mirada me pone nervioso por que me resulta muy inquietante, pero por eso me gusta todavía más.

Como he dicho hablamos mucho por el móvil, hablamos de todos los temas que se nos ocurren, prácticamente ya lo sabe todo sobre mi pero como yo soy tan tímido no me atrevo a preguntarle las cosas que me gustaría saber sobre ella y solo le hago preguntas triviales.

Me resulta extremadamente fácil hablar con ella, es como si estuviera hablando solo, me siento muy cómodo y puedo hablar libremente y con mi radical sinceridad, ella me ha dado su palabra varias veces de que siempre es sincera conmigo y yo la creo por qué es difícil hablar de ciertos temas que hemos hablado, y noto que ella sabe lo que está diciendo.

El echo de que sea parecida a mi en un tema que no viene a cuento comentar la hace todavía más atractiva para mí, creo que es lo mismo que me pasó con mi ángel, aunque lo que siento por Amparo es mucho más fuerte, mucho más grande, no había sentido algo así nunca en la vida por nadie, creo que es posible que haya encontrado por fin mi alma gemela.

A lo largo de mi vida he encontrado varias personas parecidas a mi, tanto hombres como mujeres, incluso con una de esas mujeres inicie una relación pero no fue capaz de aguantarme y me dejo, pero lo que Amparo me está haciendo sentir es algo mucho más profundo, algo que va más allá de mi conocimiento.

En estos momentos lo único que deseo es que llegue el día en el que nos encontremos en persona para fundirme con ella en un abrazo enorme y darle dos besos separados por una mascarilla.

Todavía no me ha enviado ninguna foto de cuerpo entero pero más o menos tengo una idea de como es pero no me importa en absoluto como sea en realidad, lo que me hace sentir va mucho más allá de lo físico, es algo misterioso que no puedo explicar, no diré que es amor por que no creo haberlo sentido nunca, pero si el amor es algo parecido a esto es maravilloso.

Y bueno ya está, solo quería haceros saber que me encuentro mucho mejor gracias a ella, que lo pasó el día once me sigue doliendo pero ya no estoy en el filo de la oscuridad, y como siempre digo, gracias por leer.

404 Visitas

Toda la tarde en la playa. Acaban de irse una pareja que yacía cerca de las rocas, y estoy sola, cara a cara con la inmensidad del mar. Sentada justo en la orilla. Noto la arena clavándose en los codos, pero no me muevo, sentir las olas como me cubren las piernas cada vez que vuelven, me relaja, al igual que la calma mar adentro. Todo es perfecto. Pero no es hasta que las abro un poco, que siento el placer del agua bajando entre los muslos, más fría que mi piel, haciéndome cosquillas bajo la braga del bikini, entrando entre los labios, hasta el culo, y perderse entre la arena. Justo unos segundos antes de la próxima ola, y vuelvo a cerrar las piernas.

Sonrío placentera. Ahora mismo, no necesito nada más que su recuerdo. No hace ni veinticuatro horas que era ella quien descubría mi intimidad dulcemente. Su delicadeza acariciándome, la sensibilidad cómplice al mirarme… mmm… me vuelve a poner la piel de gallina.

Seguir leyendo el relato erótico

27 agosto, 2020 por Ricard FS

Ricard FS
Soy Ricard FS, creador de mi propia historia, amante de lo desconocido y las mujeres, sobre todo ácrata y libre, no pienso dar mi brazo a torcer, estoy loco y lo admito.

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

:wink: :twisted: :roll: :oops: :mrgreen: :lol: :idea: :evil: :cry: :arrow: :?: :-| :-x :-o :-P :-D :-? :) :( :!: 8-O 8)