Yo soy Ricard FS y usted no lo es

Escrito el 21 agosto, 2020

A las: 22:07

  Estado: en calzoncillos

Se han hecho:10 comentarios

Necesito llorar más

Ya hace unos años falleció Moisés Cobollo, alguien que durante muchos años fue un segundo padre para mí, vivía en Benetusser, pero todos los fines de semana venía con su familia a Requena para estar con nosotros en la casa de campo de mi familia, su perdida fue dolorosa para los suyos y para nosotros, pero el tiempo todo lo cura y ahora ya pensamos en el como el que fue un buen amigo, siempre lo llevaremos en nuestro corazón.

Pero ahora, por lo menos para mí, nos toca lamentar la perdida de su mujer, Adela Bautista, una mujer que para mí ha sido siempre como mi madre, de hecho se parecían mucho físicamente, el día once de Agosto falleció por un cáncer que los médicos no pudieron tratar a tiempo, los últimos días de su vida fueron terribles para ella, hasta que definitivamente la tuvieron que sedar y nos dejó.

No se si podré describir en mis letras lo que siento por esta perdida, pero necesito sacarlo fuera de mi por que me está haciendo sufrir mucho.

Moisés y Adela dejan tres hijos que para mi siempre han sido como hermanos, desde que tengo uso de razón hemos jugado juntos, eramos vecinos en Benetusser y si no estaban ellos en mi casa estaba yo en la suya, nuestras madres fueron intimas amigas durante toda la vida, hablaban casi a diario por teléfono y se veían muchas veces al año, aunque no tanto como ellas habrían querido.

Teresa Cobollo Bautista, la mediana de los tres, como ya he dicho para mi como una hermana, cuando eramos pequeños quizá fuera con la menos relación tenía de las dos chicas, pero aún así hemos pasado muchos buenos momentos juntos, muchos veranos, muchos fines de semana en el campo, muchos arroces al horno.

En estos tristes momentos es con la que más contacto tengo ya que le voy preguntando casi cada día como está y como van las cosas por allí, es quizá la más sensata u racional, por eso tengo más contacto con ella y me preocupo por su bienestar.

Tiene un hijo pequeño y un novio con el que estoy seguro que tendrá una vida muy feliz, se quieren el uno al otro y se nota, estoy seguro de que formaran los tres una familia perfecta.

Carlos Cobollo Bautista, el pequeño de los tres hermanos y el que quizá peor lo haya pasado en los últimos momentos de su madre, para mi un hermano pequeño, es independiente, trabajador, honesto y muy buena persona, algo reservado con sus cosas pero siempre está hay.

Con el nunca he tenido una relación muy fluida, imagino que es por lo de siempre, yo tengo más amigas que amigos, me resulta más fácil entablar amistad y vínculos con las chicas que con los hombres.

No obstante ha sido Carlos el que ha mantenido a mi madre informada en todo momento de la situación de Adela, el ha estado siempre al lado de su madre, todos los días en el hospital cuidando de ella y una vez la trasladaron a casa siempre en una silla cerca de su cama.

Prácticamente cada día llamaba a mi madre o viceversa, pero todos los días mantenían conversaciones bastante largas sobre como estaba la situación con la enfermedad de su madre y la situación en su casa con sus hermanas.

Raquel Cobollo Bautista, la mayor de los tres hermanos, es con la que siempre he tenido una relación más fluida, imagino que por la poca diferencia de edad entre nosotros y por que cuando eramos adolescentes ella salía con un buen amigo mío.

Ahora seguimos teniendo relación por WhatsApp, aunque una relación cogida con pinzas la verdad, lamentablemente no se está comportando con sus hermanos como debería y eso me duele mucho, a mí y a ellos dos.

Tiene un hijo que ya va al instituto, ella no tiene ningún tipo de ingreso en absoluto, ni trabaja ni recibe ayudas de ninguna parte, y para mas inri hace pocos meses se le acabó el paro.

Los primeros días que empece a hablar con ella por WhatsApp llegue a ofrecerle mi ayuda, me dio verdadera lastima su situación, las cosas que me contaba, yo le llegue a decir que cogiera a su hijo y se vinieran a vivir conmigo, pero por suerte no lo hizo, y ahora me arrepiento de habérselo ofrecido.

Se está portando muy mal con sus hermanos, hasta el punto de denunciarlos y llevarlos a juicio, a cada uno de ellos por cosas diferentes, pero lo ha hecho y ese simple paso es algo que no debería haber dado nunca, creo que debería respetar a sus hermanos y la memoria de su madre, pero ella no lo hace, discute y cuentas muchas mentiras, incluso a mi que le he tendido la mano, no se por que lo hace realmente pero no me gusta nada su actitud.

¿Y yo?, ¿como me siento yo?

Sinceramente muy mal, yo adoraba a Adela, la tenía en un pedestal, y se de buena tinta que ella también me quería mucho a mi, teníamos una relación muy buena, quizá más abierta de la que tengo con mi propia madre.

Me siento mal por dentro por no haberla podido acompañar en su enfermedad, debido al dichoso Covid solo pude verla en el hospital una vez, no he podido ir a su casa a verla, no he podido ir a su funeral, no he podido decirle adiós como debería haber hecho.

Ahora mismo tengo el alma rota en dos, se que no era mi madre, se que solo era una buena amistad, una vecina de hace muchos años, pero lamento tanto su muerte que no puedo dejar de pensar en ella, se que ya no hay nada que hacer, que por mucho dolor que sienta nada podré hacer pero no lo puedo evitar, es superior a mi.

Desde el día de su muerte no salgo a la calle, solo para comprar tabaco y para nada más, paso el día en mi habitación encerrado mirando Netflix, fumando y pensando, no siempre en ella ni en lo mucho que ha sufrido en sus últimos días, si no en mi, en que podría haber estado a su lado, en que podría haberla acompañado, en que la podría haber guiado en su oscuro cambio.

Paso el día en bóxers y camiseta acumulando recuerdos en mi mente que no quiero perder, echo la mirada atrás y recuerdo los buenos momentos que su familia y la mía pasaron juntos, lo mucho que yo le hacía reír, lo contenta que se ponía cuando mis padres y yo íbamos a Benetusser a pasar el día a su casa.

Yo soy muy frio, hermético, me cuesta mucho exteriorizar el dolor de una muerte cercana a mi, siempre lo asumo como algo normal, algo que tiene que pasar y nada más, no he derramado lagrimas por ninguna muerte cercana, en cambio por ella sí, he llorado, me lamento, me auto flagelo, me siento triste y abrumado, la he perdido y no lo puedo soportar.

Amaba a Adela Bautista como a una madre, como a alguien que tenía cerca para mí solo, como a una amiga a pesar de la diferencia de edad, no puedo evitar estar triste, no se como llevarlo, no me había pasado nunca, con ningún fallecimiento, siempre me he mostrado frio y distante ante la muerte de alguien pero en este momento no puedo aguantar lo que siento.

Para mi ha muerto alguien muy grande, una persona maravillosa que pensaba que me duraría toda la vida, imbécil de mi, no se como siendo como soy pude atar un lazo tan fuerte con alguien, pero lo hice y no me arrepiento de ello, aunque ahora no se como sobre llevar su muerte, mi dolor, mi sufrimiento.

No puedo siquiera imaginar lo que estarán sufriendo mis tres hermanos, Teresa, Raquel y Carlos, si yo me siento así ellos deben tener un vacío interior enorme, deben estar sufriendo lo inimaginable, no puedo ponerme en su lugar.

Lo malo es que todo lo bien que estaba, todo lo bueno que había conseguido conmigo mismo, todos los pasos adelante que había dado se han ido al traste, vuelvo a estar mal, noto que vuelvo a sumirme de nuevo en mi oscuridad, nunca me había pasado, no se sobre llevar su muerte, no se que debo hacer, no se como actuar, no se como dejarlo atrás y seguir pensando como hasta ahora que todo me iba tan bien.

En fin, necesitaba sacar un poco de mi interior y lo he hecho, aunque no he sacado casi nada de lo que tengo dentro ahora mismo pero bueno, por lo menos lo reflejo en mis letras y me da la sensación de haber liberado algo de mal de mi interior, como siempre digo gracias por leer.

531 Visitas

Me contó que al llegar al hotel se desplomó en una anónima cama que había ansiado durante las últimas horas. El viaje le resultó especialmente fatigoso y solo pensaba en descansar, aunque fuese en uno de aquellos impersonales hoteles en los que siempre recababa por trabajo. Apenas pudo moverse más que para mirar con desgana a maleta acostada a su lado, que le suplicaba en vano que la deshicieran. En la televisión un inaudible y trasnochado reportaje le acompañaba en aquella lucha contra la pereza.

Haciendo un esfuerzo se incorporó y, colocando la maleta sobre la mesa, se dispuso a sacar las camisas que había doblado cuidadosamente antes de salir de casa. Bajo la blancura de las prendas aparecieron escondidas, intencionadas y traviesas, mis bragas rojas. Esa es una de mis especialidades, sorprenderlo, ponerlo en aprietos, excitarlo al fin y al cabo aunque sea en mi ausencia. Impregnadas de mi intenso aroma personal, se las llevó a la boca, sintiendo mi piel sin verla. Olor suave, sensual, cálido, que le enloquecía y que era capaz de distinguir entre un millón de perfumes.

Inevitablemente toda la ropa se habría impregnado de aquel aroma único, que la haría presente en aquella inhóspita habitación. Imaginándose mi expresión divertida que yo ponía cuando llevaba a la práctica mis juegos, vació el resto del contenido saboreando el olor del polizón en su maleta en forma de lencería. Hermosas, delicadas, con bordados en rojo, las colocó en uno de los bolsillos interiores lamentando que aquella noche la fuese a pasar lejos de mí.

Seguir leyendo el relato erótico

21 agosto, 2020 por Ricard FS

Ricard FS
Soy Ricard FS, creador de mi propia historia, amante de lo desconocido y las mujeres, sobre todo ácrata y libre, no pienso dar mi brazo a torcer, estoy loco y lo admito.

Deja tu comentario

  1. Ana dice:

    Vaya amor, lo siento muchísimo, te acompaño en el sentimiento y dolor que estas sufriendo ahora mismo, recuerda que te quiero.

    1. Ricard FS dice:

      Gracias Ana, yo también te quiero.

  2. Sonia dice:

    lo siento mucho ricardo ya sabes que me tienes a tu lado si necesitas hablar con alguien no te mortifiques ahora ya descansa en paz

    1. Ricard FS dice:

      Se que cuento contigo Sonia, pero ya sabes lo mucho que me cuesta exteriorizar mis sentimientos, gracias igualmente.

  3. Sandra dice:

    Yo se lo mucho que apreciabas a Adela y a toda su familia, no puedo imaginar lo mal que loo estaras pasando, te acompaño en el sentimiento, animo.

    1. Ricard FS dice:

      Se que tu me comprendes Sandra, gracias por tus palabras guapa.

  4. Noe dice:

    A pesar de todo lo mal que me hiciste sentir te sigo leyendo Ricardo, me apena mucho tu perdida y te acompaño en el sentimiento, sigue adelante.

    1. Ricard FS dice:

      Me alegro de volver a saber de ti Noe, muchas gracias por tu comentario y por el detalle.

  5. Rober dice:

    lo siento mucho amigo te acompaño en el sentimiento, si necesitas algo ya sabes donde encontrarme

    1. Ricard FS dice:

      Gracias Rober, se que siempre puedo contar contigo no te preocupes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

:wink: :twisted: :roll: :oops: :mrgreen: :lol: :idea: :evil: :cry: :arrow: :?: :-| :-x :-o :-P :-D :-? :) :( :!: 8-O 8)