Yo soy Ricard FS y usted no lo es

Escrito el 18 febrero, 2020

A las: 16:47

  Estado: fumando

Se han hecho:0 comentarios

Un beso en la mejilla

Apenas y han pasado unos días, lo se, es muy poco tiempo, incluso para mí que soy muy impulsivo, pero ya tengo ganas de que me de un beso en la mejilla, es algo que pienso desde el principio, bueno más que pensarlo lo siento, pero como algo interior que no puedo remediar, es un deseo que no puedo reprimir.

Desde el primer día me aporta tranquilidad, sosiego, risas, educación, conversación, buena ortografía, sinceridad, amabilidad, comprensión, empatía……, no se, muchas cosas que realmente no esperaba encontrar tan rápido, ha sido una sorpresa muy agradable la verdad.

Es joven, pero inteligente y educada, sabe estar cuando y donde debe estar, siempre sabe como responder y que responder, que es casi lo más importante, es muy madura para su edad, bueno según ella por circunstancias de la vida se ha visto a madurar a la fuerza, y yo, siendo sincero, la verdad es que la comprendo muy bien.



Me siento muy a gusto explicándole cosas de mi vida, cosas que he hecho, cosas que me han pasado, cosas de mi pasado, lo mal que lo pasé hace unos años, lo bien que estoy ahora mismo, lo escucha todo, y parece comprender y aceptar todo con una fuerza increíble, como ya he dicho parece muy madura para su edad, pero bueno, yo nunca le he dado importancia a la edad.

Eso sí, al igual que yo, lo tiene muy claro, tiempo al tiempo, no hay ninguna prisa, eso es lo que más me ha gustado, prefiero conocer a las personas primero, con su tiempo de por medio, sea el que sea, el necesario, pero sin prisa, primero hablar, conocernos, saber el uno del otro, contarnos cosas, todas las cosas posibles, y si el tiempo lo decide así, pues conocernos claro.

Ahora mismo no necesito prisas de ningún tipo, me encuentro feliz conmigo mismo, muy a gusto con mi vida y con mi mente, quiero hacer las cosas bien esta vez, quiero tranquilidad, responsabilidad, sosiego y seguridad, el tiempo de ir a lo loco para mi ya se acabó hace mucho, ahora he cambiado el rumbo, cambio de medicación, cambio de vida, cambio de pensar, todo a la vez.

Es el momento para mi de re encontrarme de nuevo conmigo mismo, pero no el que fui de joven, si no con el que tengo que ser con cuarenta y tres años, un hombre responsable, padre de dos hijas maravillosas, con amigos y amigas geniales, con toda una vida por delante para disfrutar de ella, para pensar con conocimiento, y que aparte de los dichosos muertos de los cojones, ahora mi vida es maravillosa, no puedo decir perfecta por que no es así, y bien lo sabéis todos, pero bueno, maravillosa ya es mucho.

En fin, de todo esto os quería hablar hoy, no es mucha cosa, pero no me quiero olvidar de vosotros, que sois muchos los que me leéis, y por eso, como siempre, gracias por leer.



252 Visitas

Esta mañana me he despertado con un miedo angustioso de no poder volar.

Anoche mi madre al acostarme me volvió a recordar que los niños tenemos que hacer caso a las enseñanzas de los mayores.

Eso me dejó muy desasosegado, porque hacía pocos días que había desobedecido un mandato de Rafael y me había acercado demasiado a esos seres peculiares que habitan en un pequeño planeta azul al final de la Vía Láctea. ¡Son tan divertidos!

Sé que no debo acercarme tanto ya que podrían descubrirme, pero apenas puedo resistir la tentación de entrar en sus casas para gastarles pequeñas bromas.

Cuando no pueden verme ni oírme les escondo las cosas, retraso sus relojes o quito las tapas de sus cazuelas, aunque la última vez que hice eso, una de esos seres casi entra en trance del susto, quizá me pasé un poco.

Me encanta cambiarles de sitio las cosas, hacer ruidos inesperados o soplarles en la nariz cuando duermen, para sobresaltarlos.

Cuando me he despertado estaba a la vez arrepentido y asustado, pero todo ha quedado atrás cuando al salir a la terraza, mis grandes alas blancas se han abierto sin problemas y me he lanzado al vacío para reunirme con el resto de aprendices de ángel, camino de la escuela.

Quizá lo que se dice de que los ángeles traviesos pueden perder sus alas es solo un cuento para niños.

18 febrero, 2020 por Ricard FS

Ricard FS
Soy Ricard FS, creador de mi propia historia, amante de lo desconocido y las mujeres, sobre todo ácrata y libre, no pienso dar mi brazo a torcer, estoy loco y lo admito.

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

:wink: :twisted: :roll: :oops: :mrgreen: :lol: :idea: :evil: :cry: :arrow: :?: :-| :-x :-o :-P :-D :-? :) :( :!: 8-O 8)